Robaron lápidas judías en Polonia y las utilizan para arreglar la calle (galería de imágenes)

Mientras numerosos signos sugieren que el actual gobierno polaco intenta reescribir su papel en la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, el Museo del Holocausto de Florida (FHM, por sus siglas en inglés) anunció el estreno norteamericano de una exposición fotográfica documentada en blanco y negro sobre las dimensiones adoptadas para borrar las huellas de la historia y la cultura judías en Polonia.

El New York Times informó recientemente que, después de casi una década de planificación y cinco años de construcción a un costo de 114 millones de dólares, el nuevo gobierno polaco podría estar alejándose de su compromiso de financiar el Museo de la Segunda Guerra Mundial. El museo debería abrir en enero, pero ahora se cuestiona la financiación continuada.

El año pasado, el gobierno polaco amenazó con procesar al historiador estadounidense de origen polaco Jan Gross por afirmar que los polacos mataron a más judíos que los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Gross, renombrado profesor del Holocausto en la Universidad de Princeton, que recibió la Orden del Mérito de la República de Polonia por sus destacados logros en 1996, ahora es acusado de “insultar públicamente a una nación” y puede ser condenado a tres años de prisión si resulta convicto.

La exposición de FHM, Matzevot (lápidas) para uso cotidiano, del fotógrafo Łukasz Baksik (no judío), documenta las formas en que las lápidas judías en Polonia han sido robadas y re-apropiadas. Las lápidas forman ahora parte de vallas, pavimentos, cobertizos y establos polacos. Algunas han sido recicladas como lápidas católicas, otras fueron utilizadas para reparar caminos y paredes. Incluso para construir un muro para una cancha de baloncesto y un parque de arena de una escuela primaria.

“Las lápidas que se convirtieron en objetos cotidianos seguían siendo utilizadas como tales de 2008 a 2012 cuando las fotografié”, dijo Baksik, quien recorrió su país natal Polonia durante cuatro años para iluminar las formas en que “la gente ha hecho desaparecer los rastros de la cultura judía”. Y añadió: “Aun hay aceras y patios pavimentados con matzevot; paredes, edificios y herramientas que hechos de lápidas judías todavía se utilizan a la vista del público”.

“No había escasez de piedras comunes en Polonia”, dijo la directora ejecutiva de FHM, Elizabeth Gelman. “El único objetivo de los nazis durante la guerra fue borrar todos los rastros de la cultura y la historia judías. Esta práctica ha sido documentada como hábito continuado entre las poblaciones locales durante décadas”.

La exposición Matzevot para uso cotidiano ha estado en Varsovia y Cracovia, Polonia, y en Minsk, Bielorrusia. Ahora puede verla el público norteamericano. La exposición está patrocinada por la Fundación Familia Gemunder, con apoyo de la Federación Judía de Pinellas y los condados de Pasco. Permanecerá en exhibición en la FHM hasta el 29 de enero de 2017.

a

a2

a1

Fuente: Jewish Press

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here