Israel: aprueban un recorte de 311.7 millones de dólares del presupuesto 2017-2018

En una votación descuidada y no planificada, el gabinete aprobó un recorte del 25% del presupuesto de 2017, unos 1.2 mil millones de shékels (311.7 millones de dólares), en recortes del presupuesto 2017 – 2018 con el fin de financiar la reubicación del asentamiento de Amona, establecer la nueva corporación de radiodifusión pública y construir nuevas escuelas para la comunidad ultra –ortodoxa, especialmente para las que pertenecen a partido político Shas.

Los sectores que se verán más afectados por los recortes presupuestarios, serán el de bienestar social, de educación y los servicios de salud que ascienden a casi el dos por ciento del total del gasto público.

Las reducciones incluyen 101 millones de shékels en educación, 24 millones de shékels en educación superior, 156 millones de shékels en bienestar y desarrollo y 185 millones en defensa. Los recortes de los gastos parecen ser distribuidos entre los diferentes sectores del presupuesto. Como consecuencia, los Ministros acordaron destinar 110 millones de shékels para la evacuación de las 40 familias de Amona. 70 millones de shékels para la evacuación actual y otros 40 millones de shékels para la “readaptación” de los colonos.

Por otra parte, la red de escuelas de Shas recibirá un dinero extra de 260 millones de shékels, para utilizarlos en gastos desde los costos administrativos hasta clases de música e instrucciones de seguridad vial.

Al mismo tiempo, las asignaciones que cubrían el acuerdo de coalición crecieron de 325 millones de shékels, hasta un total de mil millones de shékels. Otros 115.5 millones de shékels se sumaron al presupuesto para las escuelas religiosas del estado, a pesar de que gozan de un mayor gasto presupuestario por estudiante que cualquier otra corriente religiosa y 18 millones de shekels para los estudios de Torá y los estudios judíos en las escuelas seculares.

Los próximos días, cada familia que esté de acuerdo con mudarse del asentamiento ilegal cisjordano de Amona, recibirá 1 millón de shékels (260.000 dólares), según “Paz Ahora” (Peace Now, organización no gubernamental israelí de izquierda, fundada en 1978 por 348 oficiales reservistas del ejército israelí).

En días recientes los residentes de Amona votaron 45 a 25, con dos abstenciones, evacuar tranquilamente el lugar a cambio de la promesa del gobierno de proporcionar a 24 de 40 familias del asentamiento con casas móviles en una parcela a sólo pocos metros del lugar, a las familias restantes se les dará residencias temporales en el cercano asentamiento de Ofra.

El voto de los cambios presupuestarios fue programado a último momento, sin darles a los ministros tiempo de discutir o analizar la situación. La votación no estaba en la agenda del gabinete de la última semana y los funcionarios del Tesoro no contaron con ningún tiempo para preparar dichos cambios.

Las decisiones con respecto a estos ajustes se hicieron todas a puerta cerrada entre el primer ministro Biniamín Netanyahu, el ministro de Economía, Moshé Kahlon y altos funcionarios de estas dos administraciones.

Netanyahu y Kahlon justificaron esta rápida acción en el contexto de que hay muy poco tiempo antes del plazo máximo del 31 de diciembre para que la Knéset pueda aprobar el presupuesto 2017-18, y de todos modos argumentan que los ministros conocían previamente estos planes de ajustes.

Los ministros que protestaron lo hicieron en su mayoría por los recortes en los presupuestos de sus propios ministerios, que según ellos fueron injustos. Finalmente, sin embargo, sólo el Ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, votó en contra de los cambios, diciendo que las reducciones en el presupuesto de su ministerio perjudicarían los programas para reforzar la aplicación de la ley en la comunidad árabe y reforzar la vigilancia en Jerusalén.

Las deliberaciones degeneraron una guerra de palabras entre el representante del Likud y la ministra de Justicia, Ayelet Shaked. Erdan acusó a la legisladora de Habait Hayehudí de “preocuparse únicamente por su circunscripción” es decir, los colonos y los judíos ortodoxos. Shaked gritó, “Mentiroso, mentiroso, mentiroso!” – A lo que Erdan respondió: “¡Realmente! Como si se preocuparan por el Kibutz Yotvata del sur de Israel.” Shaked replicó: “Sí, nos preocupan los kibutzim porque están protegiendo las tierras del país!”

“Del total del dinero asignado a la evacuación de Amona, cada familia que rompió la ley y fijó su residencia en tierras robadas recibirá un millón de shékels”, manifestó “Paz Ahora” y agregaron: “La financiación provendrá de un recorte presupuestario de todos los ministerios, para que los Lores de los Asentamientos no se enfaden con Netanyahu…”

“¿Saben ustedes de otros israelíes que han violado la ley reciben un millón de shékels por parte del gobierno como regalo?”.

Fuente: Aurora.com.ar

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here