Profesor de Irak: «Aprender hebreo es un asunto muy urgente para nuestro pueblo”

Estudiantes egipcios, jordanos, sauditas e iraquíes se reunieron en un taller en Ammán la semana pasada para discutir lo que a muchos puede parecerles un tema sorprendente; el futuro de la lengua hebrea en el mundo árabe.

Los organizadores del taller fueron el Centro de Estudios de Israel en Ammán. Fundado hace sólo dos años, el centro está dirigido por el Dr. Abdullah Swalha, que obtuvo su doctorado en la Universidad de El Cairo, donde estudió Los judíos y la democracia israelí.

El taller fue financiado en parte por el Instituto de Israel basado en DC y Tel Aviv, que también participó en el evento.

Un documento de clausura indica que se impulsará el desarrollo de estudios de lengua hebrea en el mundo árabe, entender el contenido de las clases de hebreo enseñadas en las universidades árabes, investigar hasta qué punto entender hebreo ayudaría a comprender el Estado de Israel y los israelíes en general, y una lluvia de ideas sobre los desafíos, oportunidades y riesgos potenciales de aprender hebreo.

También hubo una nota sobre la historia de los estudios de hebreo en estos países árabes.

La nota dijo que varios cursos de estudios hebreos comenzaron en las universidades egipcias en la década de 1960 y que hay 13 universidades con más de 2.500 estudiantes que aprenden hebreo en Egipto cada año. Un programa similar comenzó en Irak en 1969, en Arabia Saudita en 1994 y en Jordania en 2000 en la Universidad de Yarmouk.

“Si el conocimiento de la sociedad (israelí) es necesario en tiempos de guerra, más necesario es aun en tiempos de paz”, dijo un profesor egipcio que estaba en el taller.

También hubo quienes estaban en contra por consideraciones políticas.

Sin embargo, un orador jordano respondió a esto: “Estudiar hebreo debe hacerse a pesar de las emociones, especialmente cuando se trata de las ciencias”. Un profesor iraquí agregó que “aprender hebreo es ahora un asunto muy urgente para nuestro pueblo”.

El orador jordano continuó diciendo: “No tenemos idea de la cultura hebrea, el idioma y la manera de pensar, ellos nos conocen y comprenden mucho mejor de lo que nosotros los conocemos y entendemos a ellos”.

Mientras tanto, un profesor saudí elogió la lengua hebrea, “Si bien el hebreo es un lenguaje dinámico y cambiante, hemos estado usando las mismas referencias desde 1962”.

Escasez de estudiantes que quieren estudiar hebreo
“Tenemos un problema en cuanto al número de estudiantes que quieren estudiar hebreo”, dijo Swalha.

“Por ejemplo, en Jordania, el número de personas que estudian hebreo ha bajado de 500 a 100. Además, los estudiantes que estudian hebreo no pueden encontrar trabajo, debemos analizar este problema y encontrar una solución”, continuó Swalha.

El taller también abordó las dificultades de aprender hebreo. Además de las cuestiones logísticas -como la falta de material de aprendizaje hebreo en las bibliotecas universitarias árabes-, también existe una falta de contacto directo entre los conferenciantes árabes y sus homólogos israelíes, lo que dificulta la obtención de libros, periódicos y otros materiales. Los materiales se deben conseguir a través de un tercero, ya que el contacto con israelíes es ilegal en muchos países árabes.

“La hostilidad debida al conflicto árabe-israelí ha impedido que estudiantes y profesores árabes conecten con sus homólogos israelíes”, dijo un orador jordano.

Otra barrera para los estudios del idioma hebreo en el mundo árabe es el aspecto social: cómo pueden verlos los amigos y la familia de un estudiante por estudiar hebreo, pueden tomarlo como un acto de “normalización”. Los que estaban en el taller estuvieron de acuerdo en que el hebreo tiene una connotación muy negativa en sus culturas.

También por esta connotación negativa la gente tiene miedo de que se vea como una presión a los medios de comunicación israelíes y judíos y los puntos de vista en el mundo árabe. Sin embargo, algunos gobiernos han discutido la ayuda para financiar a profesores y a estudiantes de hebreo para conectar con sus pares israelíes.

Aun así, a pesar de las dificultades, se hicieron varias propuestas. Se habló de establecer una sociedad árabe internacional de eruditos hebreos, de proyectos de traducción de material hebreo en árabe con el apoyo de varias instituciones internacionales y ayudar a proporcionar más recursos y puestos de trabajo para los graduados con un título en hebreo. Incluso se habló de proporcionar becas a estudiantes destacados para estudiar en Israel, Alemania, Estados Unidos y otros países occidentales.

Sin embargo, a pesar de todas las buenas intenciones, el elefante en la habitación permanece – son árabes en el mundo árabe que estudian hebreo para iniciar un diálogo entre las dos naciones, por “conocer a su prójimo?” ¿O sólo estudian hebreo en un esfuerzo por recoger inteligencia, para “conocer a su enemigo?”

La respuesta en el taller fue muy elocuente: “(El hebreo) es muy importante para entender al “otro”, ya que sólo a través del lenguaje podemos entender la cultura de la sociedad y su forma de pensar. Las lenguas pueden acercar a nuestras naciones”.

Fuente: Ynetnews – Traducción: Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here