«Israel aspira a convertirse en la 15º Economía del Mundo en 2025»

Israel aspira convertirse en la 15ª economía del mundo en 2025, dijo desde Beijing el ministro de Economía e Industria, Eli Cohen, argumentando que el poder de Israel depende de su crecimiento económico.

“La fortaleza de un país depende de la fortaleza de su economía”, dijo Cohen a los periodistas que acompañan al primer ministro Benjamín Netanyahu en su visita de tres días a Beijing.

“¿Por qué Estados Unidos es la potencia más grande del mundo? Porque tienen la economía más grande. China es cada vez más fuerte y en nueve o diez se convertirá en el número uno en materia de seguridad también, y esto está ocurriendo en el contexto de su fortaleza económica,” manifestó el diputado israelí, miembro del partido de centro derecha Kulanu, que se centra en cuestiones socioeconómicas.

“El Estado de Israel, con sólo 8.5 millones de habitantes, se encuentra en un lugar muy respetable”, añadió Cohen, “especialmente tomando en cuenta a sectores que están relativamente poco representados en la fuerza laboral como el de los utraortodoxos y el de los árabes israelíes. Queremos integrarlos más efectivamente en la fuerza laboral. Nuestro objetivo es convertirnos en la decimoquinta economía más grande del mundo en ocho años. Y por lo tanto nos centramos en la economía. Entendemos que la fortaleza de Israel depende de su fuerza económica”.

Mientras muchos israelíes piden que el gobierno invierta en educación, cultura, salud y bienestar social, en última instancia el crecimiento económico, traerá más fondos a las arcas públicas destinadas a estas áreas, argumentó.

Durante su viaje a China, funcionarios del gobierno israelí y un grupo de 90 empresarios privados trabajan para duplicar el comercio con China, dijo Cohen. Hace apenas 15 años, las exportaciones anuales israelíes a China ascendían a 50 millones de dólares. Hoy la cifra es de $ 9.5 mil millones.

Actualmente Israel exporta 3.18 mil millones de dólares a China e importa $ 8.17 de ese país.

Israel firmó este lunes una serie de acuerdos de cooperación con China en aviación, educación, ciencia, salud y la protección del medio ambiente. También se firmará un plan plurianual para el establecimiento de un grupo de trabajo que fortalecerá de los lazos económicos entre ambos países.

“Israel es un país de alta demanda, como se puede ver en mis visitas pasadas a Washington, Moscú, otros países y ahora a China”, dijo Netanyahu antes de despegar a Beijing el domingo por la mañana.

El primer ministro ha dejado claro que la visita tiene como objetivo impulsar los lazos comerciales, llevando consigo la delegación de negocios más grande de la historia a la capital china.

“La visita destacará el continuo fortalecimiento de la cooperación económica con el gobierno chino. Es decir, el aumento de las exportaciones israelíes a China, la atracción de inversiones chinas en Israel, y una mayor cooperación industrial y de investigación entre empresas chinas e israelíes,” dijo la oficina del primer ministro esta semana.

En su última visita a China que se realizó en mayo de 2013, Netanyahu se reunió con líderes políticos y se centró en el fortalecimiento del comercio, que en ese momento ascendía a 8,000 millones de dólares anuales.

Hoy en día, China es el mayor socio comercial de Israel en Asia y la tercera potencia más grande del mundo, con un volumen de comercio bilateral superior a 11,000 millones de dólares. Ese número podría incrementarse fácilmente con el acuerdo de libre comercio. Una nueva ronda de conversaciones está prevista para julio.

Los 90 empresarios israelíes que integran la delegación de Netanyahu constituyen el mayor grupo de negocios jamás formado para unirse a un primer ministro en un viaje al extranjero. Este martes, asistirán a un foro de negocios presidido por Netanyahu, con más de 500 invitados.

Netanyahu también asistirá a la tercera conferencia conjunta de innovación Israel-China. La primera de estas conferencias se celebró en China en 2015. La segunda tuvo lugar el año pasado en Israel con la asistencia de un viceprimer ministro chino.

Fuente: The Times of Israel / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here