Nir Meir: «Vamos a construir kibutzim en las ciudades»

El Secretario General del Movimiento Kibutziano, Nir Meir, estuvo en Argentina y dialogó en exclusiva con la Cadena Judía de Información Vis á Vis acerca de los desafíos que enfrenta el Movimiento en Israel y las nuevas formas de vida que adopta el ciudadano de aquel país. Meir aseguró que construirán “kibutzim urbanos” más estables y firmes para que los jóvenes tengan la posibilidad de adquirirlos.
– ¿Cuál es el motivo de su visita a la Argentina y a otros países de Latinoamérica?

– El Movimiento Kibutziano trabaja con algunos movimientos juveniles fuera de Israel. Es por eso que vine a la Argentina, Uruguay y Brasil para ver cómo trabajan y redefinir nuestros objetivos. Como estamos renovando el sistema queremos ver si lo que antes era cierto va a ser posible para el futuro. Vinimos para conocer y ver de qué forma podemos trabajar en el futuro.

– En los inicios los kibutz en Israel servían para defender el territorio y además para poblarlo. ¿Cómo funciona un kibutz en la sociedad actual?

– Cuando el Estado de Israel nació en 1948 había seiscientos cincuenta mil judíos. Cuando terminó la Guerra de la Independencia, Israel se encontró con el dominio de mucho territorio. Justamente para controlar el terreno, parte de ese plan, era levantar varios kibutzim y asentamientos. La función era que cada persona puedz sectorizar la mayor cantidad posible del terreno. La segunda mitad de los kibutzim fueron construidos en la segunda mitad del Estado, la primera mitad fue antes de la declaración del Estado de Israel. Ya pasaron 69 años y, dentro de cuatro años, en Israel van a haber diez millones de personas y ahora falta terreno. La función en la actualidad es que cada persona tenga la menor cantidad posible de terreno. Si vemos los avances en la tecnología y en la agricultura, el sistema por el cual se construyó el kibutz en la actualidad no sería relevante. Hoy en día el objetivo del kibutz no es solamente el asentamiento sino que tiene que ser la existencia y el equilibrio de las comunidades que ya existen.

– Con los avances en la tecnología ¿hoy la agricultura predomina en los kibutzim?

– Seguro que no. Dentro de kibutzim que tienen 400 personas, seis a ocho javerim trabajan en agricultura. El resto trabaja afuera o en fábricas. El cambio dramático que está sucediendo en la economía mundial, sucede en Israel mucho más rápido. Empezó con una tierra que no tenía nada y ahora estamos entre los 23 países más ricos del mundo. Nuestra economía se basa en la sabiduría, el conocimiento y la tecnología. Es una industria de servicios muy desarrolladas como todo el mundo occidental. En esa realidad, muchos kibutzim viven en la periferia, que es mucho más caro y complicado, que la mayoría de los kibutzim que no viven en la periferia. Desde la organización, implementamos una regionalización del territorio junto al Municipio Regional. Se desarrollan cooperativas regionales secundarias que ayudan a las empresas a mejorar la industria, la producción y el comercio.

– ¿Los kibutzim siguen siendo lugares de absorción de los olim?

– Sí, pero mucho más complejo de lo que era en el pasado. Antes llegabas al kibutz y te recibían, pero ahora tenes que llegar al kibutz y comprar una casa, si no tenés plata no entrás. Es mucho más complejo y difícil.

– ¿Qué opinión tiene de los kibutzim urbanos?

– Ahora lo que hay es una aventura muy peligrosa en relación a los kibutzim urbanos, pero nosotros como sabemos cuáles son los problemas estamos construyendo los modelos que van a solucionarlos. El Movimiento Kibutziano va a construir kibutzim en las ciudades; van a ser más firmes, grandes y estables. Los kibutzim están volviendo a los errores que cometieron en el pasado a principio de siglo. Ellos no están teniendo en cuenta que algún día van a envejecer. El Movimiento Kibutziano quiere asegurar un modelo que asegure la vivienda, que no tengas que pagar alquiler toda tu vida y jubilación y pensión para todos los javerim, para tener una renta asegurada. Cuando yo asumí este cargo me propuse la construcción de kibutzim urbanos como uno de los objetivos de la gestión. No hace falta crear más kibutzim en las ciudades periféricas, sí en las ciudades. Israel no necesita más poblado; los que ya existen deben ser fuertes y grandes, por eso estamos trabajando en esto. Pero sí nosotros queremos influenciar más en la sociedad tenemos que trabajar más en la ciudad porque el kibutz está alejado de las ciudades, y además queremos mejorar las ciudades.

– ¿Cuáles son las necesidades que tienen los israelíes hoy?
– Israel es un país que tiene un nivel de vida muy alto. Eso produce que los jóvenes no puedan asegurarse ese mismo nivel de vida. Hoy en día el costo de vivienda es muy alto, entonces los hijos no saben si van a poder tener un mejor costo de vida que el de sus padres. Eso genera una intranquilidad entre los jóvenes israelíes y por eso hay gente que se está yendo de Israel. Están cambiando el modelo desde el Estado para que los jóvenes puedan comprar casas. Tenemos nuestros problemas de seguridad, como siempre, pero Israel está acostumbrado a eso. Con relación al pasado nuestra situación está más tranquila; los siete países que nos atacaron en 1947 ya casi no hay problemas; Siria está dividida y destrozada, Líbano está muy dividido, Egipto encara una guerra civil, Irak no existe y Arabia Saudita está preocupada por los iraníes. Fuera de los iraníes no tenemos un gran enemigo que amenace nuestra existencia. Nuestro gran problema es que tenemos exceso de fuerza. Por el fracaso del Acuerdo de Oslo estamos recordando 50 años de la Guerra de los Seis Días, 50 años que estamos dominando a otro pueblo y eso se transforma en un gran problema. No es un problema de seguridad, sí un problema ético. Israel va a tener que hacer algo al respecto. Necesitamos un gobierno valiente que tiene que solucionar el conflicto. El gobierno de hoy en día, no solo que no resuelve, sino que prologa el conflicto.

– En estos tiempos el desarrollo sustentable es algo muy importante, ¿lo tienen en cuenta a la hora de construir estos kibutzim urbanos?

– En Israel las leyes están cambiando con respecto a esta temática que mencionás. Nosotros no solo vamos a construir sino que también vamos a comprar casas que ya existen. No van a ser construidas por fábricas, sino que va a trabajar la comunidad. No van a generar contaminación ambiental. Los kibutzim que ya existen son los primeros que llevan adelante la energía sustentable. Tenemos cuatro formas de limpiar la suciedad ambiental: la energía solar, la mayoría de los kibutzim se manejan con energía solar; energía eólica, hay cuatro o cinco kibutzim que están envueltos en la creación de molinos de viento; generación de energía a través del agua que es más barata y ecológica. La tnua kibutz generó la planta de energía de gas natural más grande de Israel, en base a los principios de energía renovables que te mencioné anteriormente. Nosotros implementamos estas energías no porque es más limpio, sino porque es más económico. Lo que se está inculcando desde el Estado es que utilizar energías renovables sea también más rentable para la población. Como nuestro mecanismo está organizado pudimos accionar antes que otros sectores de la sociedad, y enlistarnos en esta aventura.

Encuentro de la Organización Sionista Argentina, y los movimientos sionistas, en Tzavta con Nir Meir, secretario general del movimiento kibutziano de Israel. Se trató sobre cómo el sistema kibutziano debió reconvertirse del viejo modelo de Degania en 1910, a lo que son en la actualidad.

Durante la estadía de Meir en Argentina mantuvo encuentros en AMIA con representantes de la Organización Sionista Argentina, la Organización Sionista Mundial, Keren Kayemet LeIsrael, Agencia Judía para Israel y Keren Hayesod. También con los shlijim de las tnuot HaShomer Hatzair, Habonim Dror, Familia Hanoar Hatzioni y Hejalutz Lamerjav la reunión fue para entender cómo trabajan aquí. Además, se reunió con los partidos políticos. También viajaron a Rosario para ver de qué forma trabajan el interior a diferencia de lo que sucede en Buenos Aires. El viaje continuará por Uruguay y finalizará en Brasil.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here