En el brindis de Avodá hubo discursos encendidos y acusaciones

El jueves por la noche, a 24 horas de Iom Kipur, en la sede del partido laborista Avodá se llevó a cabo el brindis de Rosh Hashaná en el que participaron todos los factores políticos e institucionales de la comunidad judía Argentina. En un clima ameno pero en el que no faltaron las acusaciones, en su gran mayoría los factores políticos argumentaron su «deseo» de generar una lista conjunta para las próximas elecciones de la AMIA, en el 2020

El anfitrión del tradicional brindis fue el presidente de Avodá, Mario Sobol que le dio la bienvenida a los jóvenes de la tnuot que se encontraban presentes compartiendo la mesa con todos los movimientos. Este encuentro estuvo cargado de discursos con subtítulos, deseos, autocríticas, pero con único objetivo, según palabras de los dirigentes que tuvieron la oportunidad de expresar su opinión: recuperar el espacio perdido dentro de la kehilá a través de un bloque único que tengan chances de conseguir una victoria en las elecciones, dentro de tres años.

«Este es un año muy especial para Avodá por que hace más de 50 años que participamos de la conducción de AMIA y en esta vuelta, no estamos en la conducción (…)Los que están acá presentes tienen que trabajar para los próximos tres años. De una vez por todas tenemos que armar algún tipo de bloque para las próximas elecciones. No podemos más dejar la kehilá en manos de un solo partido. Yo creo que la AMIA debe estar representada de pared a pared, y hoy no está representada. No estoy ofendiendo a nadie. Las negociaciones, todos las conocen, no se pudieron dar de la forma que nosotros queríamos y pretendíamos», remarcó Sobol.

A continuación, el Rabino Gabriel Davidovich del Gran Rabinato de AMIA realizó un lejaim para tener un año dulce y próspero, y los presentes alzaron sus copas de vino y comieron manzana con miel.

Luego, en representación de la AMIA, Gabriel Gutesman, secretario de actas de la kehilá, recalcó: «Lamentamos que Avodá no integre la comisión directiva de AMIA y después de tantos años nosotros nos sentimos respaldados por ellos (…) La comisión directiva de la kehilá están trabajando fuertemente. Sería muy interesante que se integrarán a las subcomisiones». Además por AMIA estaba Gabriel Gorenstein, prosecretario segundo y presidente del Likud Argentina que hizo referencia a que augura que el próximo año se pueda realizar el tradicional tercer seder de Pesaj que organiza Avodá. El presidente de AMIA, Dr. Agustín Zbar era uno de los invitados,  pero, por cuestiones de agenda, avisó que no podía llegar al brindis.

El ex presidente de la AMIA, Guillermo Borger en su discurso remarcó: «Llegó el momento de hacer algo concreto, y hacer algo concreto no es haberse retirado de pertenecer a la comisión directiva de la AMIA (en referencia a Avodá). Consideró que fue un error, hoy es tarde, pero si hablamos que queremos una AMIA de pared a pared, retirarse y dejar todo para una sola porción, no fue la mejor elección. A lo mejor la AMIA, como dice Gaby (Gustesman), a quien quiero y respeto, tal vez este funcionando muy bien y seguramente harán el trabajo que tienen que hacer». 

En otro pasaje de su discurso, Borger se refirió a la politización comunitaria que de «alguna manera resta a lo que es fundacional de la AMIA y lo reiteré durante mi gestión, en varias oportunidades. La AMIA se ocupa y se debe ocupar de ayudar a la gente. Lamentablemente, el atentado fue un antes y un después para la comunidad judía en general y se convirtió en un escenario político; donde cada 18 de julio hay que trabajar para poder tener miles de personas en un acto por que sino es un fracaso. Pero es un debilitamiento de lo que debería ser el trabajo de la AMIA. Ojalá, que una vez más, estas expresiones de deseo, que cada uno las hace desde su corazón, su sionismo y su judaísmo, con los disensos necesarios, se conviertan en hechos concretos para que la comunidad sea unida y crezca». 

Ante las palabras de Borger, el presidente de Avodá subrayó: «Sin lugar a dudas que existe la grieta comunitaria y la estamos viendo y padeciendo». 

El ex presidente de AMIA, Abraham Kaúl fue el único que realizó una auto-crítica con respecto a las últimas elecciones de la mutual que dio por ganador al Bloque Unido Religioso con más del 80% de los votos: «¿Qué pasó en las elecciones de la AMIA? El resultado de las elecciones de la AMIA es justo: ganó el movimiento que más se preocupa por la vida judía y que tiene un mayor compromiso cotidiano desde que se levanta hasta que se acuesta. ¿Qué nos paso a todos nosotros? Lo que nos pasó es que no podemos pasar a la acción, en la medida que consideramos que el otro es el responsable».

A continuación realizó un análisis exhaustivo de las últimas tres elecciones: «Primero fue el movimiento de (Sergio) Bergman que en el 2008, en vez de votar una opción hacía un movimiento pluralista en la AMIA, votó a la ortodoxia. En la elección siguiente fue Avodá que traicionó el frente en el que participaba y en vez de apoyar un cambio en la comunidad, voto por la ortodoxia. En la última elección, AMIA es de Todos y Plural Jai en vez de hacer algo por la AMIA, la denuncia penalmente y no se presenta. Entonces yo les preguntó, ¿por qué alguien va a ir a votar a la kehilá por una lista no ortodoxa, sí todo el tiempo el voto de ellos se reparte de cualquier otra manera y no se lo respeta? Hasta que no se respete al socio de la AMIA que quiere una opción no ortodoxa nunca se va a poder ganar. ¡No es que la gente no fue a votar por que el día es lindo y estaba en el club, eso es una excusa! ¡La gente no fue a votar porque fue traicionada tres elecciones seguidas. ¿Cuánto tiempo más se la puede traicionar? Nosotros como dirigentes no estamos a la altura de lo que la comunidad judía necesita, en este momento, esta es la realidad. Para poder hacer un cambio, y me incluyo yo también, si después del brindis del año pasado me hubiera dedicado a trabajar por la elección, tal vez el resultado hubiera sido distinto. Todos nosotros tenemos que asumir que no estamos a la altura de las circunstancias»

Por último, Kaúl realizó una propuesta a los movimientos presentes: «No se puede producir una modificación necesaria en la comunidad judía Argentina hasta que no nos unamos . Todos los que tenemos responsabilidad, nos tenemos que sentar en una mesa y asumir que fuimos responsables, pedir perdón por lo que alguno de nosotros no hizo y empezar a trabajar juntos para pensar una comunidad distinta a la actual. Yo quiero para esta comunidad una representación mayoritaria de los judíos sionistas laicos y que no se define por la religión. Me alegro que el movimiento conservador haya participado por una lista propia en las elecciones, por que eso demuestra, claramente, que la comunidad judía no esta dividida por región y ni por corrientes religiosas. Hay un movimiento ortodoxo y después muchos judíos que somos conservadores, reformistas, sionistas y todos tenemos distintas maneras de vivir el judaísmo. Por eso, la AMIA nos tiene que abarcar a todos» 

Tras finalizar, el discurso de Kaúl, Sobol le contestó: «Vos fuiste presidente de AMIA con Avodá, hace tiempo que te alejaste. Todo lo que acabas de plantear te invito a que vengas a las reuniones dentro del partido. El segundo ejemplo que mencionaste y me tocó; Avodá no traicionó a nadie. En ese momento, las otras fuerzas querían hacer todo contra el bloque ortodoxo y es por eso que nos dimos vuelta. Si ellos nos hubieran planteado la destrucción de los ortodoxos hubiera sido otra la historia. Avodá no estaba de acuerdo con eso. En ese momento, ellos iban a traicionar a todos. Las otras dos posiciones no las sé, yo te lo digo porque con Sergio (Borisonik) estuvimos en las negociaciones. Ahora puede ser que nos equivocamos y dejamos los pies fuera del plato, pero la mayoría dentro del partido quiso eso».

Por su parte, el presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban destacó los años en los que trabajó con los dirigentes de Avodá, principalmente con Mario Sobol. En otro pasaje de su discurso: «No es bueno que nos vean separados y divididos, como solemos estar. Esta bueno decirlo, pero hay que empezar a hacerlo por que sino quedan en lindas palabras». Otro de los presidentes de las instituciones centrales que estuvieron presentes en el brindis fue Sergio Pikholtz, máxima autoridad de la Organización Sionista Argentina, que fue el único que no habló de política comunitaria y prefirió remarcar los valores sionistas que se estuvieron viendo por estos días en la Argentina y en el mundo; la presencia del primer ministro de Israel en nuestro país y destacó a Karin, la capitana del grupo de rescatistas del FDI que colaboró con los rescatistas mexicanos tras el terremoto.

También, Ariel Gueiser presidente de Meretz Argentina hizo un discurso basándose en los conceptos que se vierten durante las Altas Fiestas, y el expresidente de AMIA, Oscar Hansman, también hizo referencia a «la grieta comunitaria existente».

Ph Leonardo Kremenchuzky

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here