Las mujeres ultraortodoxas emergen como emprendedoras tecnológicas en Israel

Si bien Silicon Valley apenas comienza a enfrentar décadas de sexismo y discriminación, las mujeres fundadoras de la comunidad ultraortodoxa de Israel dicen que la segregación de sus roles de género tiene un beneficio no intencionado, alentando el crecimiento de las filas de mujeres empresarias.

En la comunidad haredi, muchas mujeres sirven como principales cuidadoras y sostenedoras de la familia, mientras que sus maridos se centran en el estudio de la Torá. Uno de los resultados es que el emprendimiento es a menudo una manera mejor para que las fundadoras ortodoxas puedan mantener a sus familias numerosas.

Nos enseñaron desde muy temprano que nuestro papel como mujeres es ser el sostén de la familia“, dijo Sari Roth, de 40 años, directora ejecutiva de Bontact y madre de siete hijos. “Eso significa que tenemos que luchar, no rendirnos y hacer todo para no fallar“.

Reclutar a más ultraortodoxos en una industria tecnológica que padece la falta de trabajadores calificados se ha convertido en un objetivo nacional en Israel, con varios organismos gubernamentales reclutados para cumplir objetivos nacionales. Un desafío es que muchos ultraortodoxos buscan entornos de trabajo que les permitan mantener sus estrictas vidas religiosas.

Tomemos la planificación de la oficina: no todas las empresas quieren instalar una cocina kosher o un lugar donde las mujeres se sientan separadas de los hombres. Bontact, que proporciona una plataforma de mensajería multicanal a 50,000 compañías, instaló muros de oficinas transparentes para que trabajadores masculinos y femeninos puedan reunirse sin violar las reglas de modestia.

Avital Beck, de 35 años, quien tiene seis hijos y un doctorado en biología molecular, fue cofundadora de su empresa MilkStrip para poder realizar un trabajo desafiante y tener horarios flexibles para pasar tiempo con sus hijos.

Debido a que la mayoría de los trabajos de alto nivel en la industria de la tecnología son tan inflexibles, era lógico que fundara mi propia empresa“, dijo Beck.

Del mismo modo, Tikva Schmidt, arquitecta de sistemas de software con 10 niños, fundó TIDE Technology, una empresa de tercerización que ofrece arquitectura de software y soluciones de desarrollo para proporcionar trabajos de alto nivel para mujeres haredi, al tiempo que les permite criar a sus hijos.

En la base de datos de Kamatech, una empresa respaldada por el gobierno de EE.UU. y dinero privado que busca atraer a más judíos ultraortodoxos a la industria tecnológica de Israel, alrededor del 40 por ciento de los 1.100 empresarios enumerados son mujeres, frente a solo cinco en 2012.

“Hablo en muchos encuentros y eventos tecnológicos, y la única vez que miré alrededor de la sala y vi tantas mujeres como hombres en un evento de Kamatech”, dijo Adi Soffer Teeni, gerente general de Facebook Inc. en Israel.

Fuente: Bloomberg – Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here