Murió Charles Manson, el asesino norteamericano que tenía tatuada una esvástica en la frente

Charles Manson, el líder de una banda de asesinos seriales que horrorizó a EEUU en 1969, murió este domingo a los 83 años, según informaron las autoridades.

El jefe del siniestro grupo criminal La Familia había sido trasladado a un hospital de California la semana pasada. Fuentes del hospital habían revelado que era solo «cuestión de tiempo» antes de que el asesino falleciera.

Manson llevaba en su frente un tatuaje de una esvástica, símbolo utilizado por el nazismo. Igualmente, la revista Vanity Fair explica que, según explica el propio asesino, «la esvástica de su frente no es la de los nazis, sino que hace referencia al símbolo milenario asiático. Él lo interpreta, como vemos en la imagen de su puño y letra, como un cruce de caminos con los lemas ‘no juzgar’, ‘dar’, ‘no condenar’ y ‘perdonar’, que confluyen en un centro que es ‘amor’ y ‘un dios’«.

Fue uno de los criminales más famosos del siglo XX y estremeció a EEUU en agosto de 1969 con una sangrienta espiral de violencia en la que él y los seguidores de su secta, conocidos como «la familia Manson», asesinaron a siete personas para provocar una guerra racial.

Aquellos crímenes conmocionaron a la sociedad estadounidense y marcaron simbólicamente un punto y aparte en la contracultura de los años 60 y el movimiento hippie.

Entre los asesinados figuraba la actriz Sharon Tate, que estaba a punto de dar a luz a su primer hijo, fruto de su relación con el director Roman Polanski.

Los asesinos utilizaron la sangre de sus víctimas para escribir mensajes en las paredes, mientras seguían las instrucciones que creían escuchar en la canción «Helter Skelter», obra de The Beatles.

Vía Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here