Detuvieron a dos beduinos sospechosos de haber asesinado a un soldado israelí de 19 años y su padre pidió pena de muerte

Dos beduinos fueron detenidos bajo la sospecha de que asesinaron a un soldado israelí de 19 años en el sur del país, según anunció el Servicio de Seguridad General (Shabak).

El sargento Ron Itzhak Kokia fue apuñalado por la espalda cuando estaba sentado en el banco de una plazoleta, mientras esperaba el autobús en la ciudad de Arad, en lo que fue definido como un ataque terrorista islámico.

Los terroristas le robaron el arma y huyeron de la escena desatando una amplia persecución en el sur del país. Dos sospechosos, domiciliados en el Negev, fueron detenidos un día después del atentado, pero no fue autorizada la publicación de los detalles.

Uno de los sospechosos confesó durante el interrogatorio el asesinato del soldado. “Inclusive condujo a los investigadores del Shabak a la recuperación del arma del soldado”, precisó la agencia de inteligencia.

Más allá de los “motivos nacionalistas”, el Shabak no ofreció más pormenores del ataque. Y agregó: “El interrogatorio de los sospechosos continua”.

Cientos de personas despidieron los restos de Kokia en el cementerio militar Kiriat Shaul, cerca de Tel Aviv. “Continúa tu camino, hijo mío”, expresó Levana, la madre de Kokia, ante unos 500 amigos y familiares. “Los ángeles te darán la bienvenida y te colocarán tapices florales. Continúa tu camino en los brazos de Dios”.

Boz Kokia, padre del soldado, dijo en respuesta a la detención de los sospechosos del ataque terrorista: “Estoy contento de que las fuerzas de seguridad hayan atrapado a los asesinos de mi hijo. Definitivamente, hay que aplicar la pena de muerte a los asesinos”.

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here