Austria planea otorgarle la ciudadanía a familiares de víctimas del Holocausto

Poco después de que el nuevo gobierno austriaco de derecha tomara posesión de su poder, las autoridades anunciaron una serie de medidas de fomento de la confianza que tomarán para mejorar las relaciones con Israel y el pueblo judío.

Esto se produce después de que el gobierno israelí anunciara que limitará sus contactos diplomáticos con el gabinete en Viena debido a las raíces antisemitas de los miembros de la coalición.

Según los planes de trabajo del nuevo gobierno austríaco, se otorgará la ciudadanía a los familiares de las víctimas del Holocausto en Austria.

Si bien aún no hay más detalles sobre este plan, las implicaciones de este plan tampoco están claras, ya que actualmente es posible, en ciertas situaciones, que las familias de los despojados de la ciudadanía austríaca durante el régimen nazi recuperen su ciudadanía.

El canciller austríaco, Sebastian Kurz, dijo que el plan otorgaría ciudadanía austriaca a aproximadamente 200 mil personas.

El nuevo gobierno también anunció que se erigirá un monumento a los 10.000 judíos de Viena que fueron asesinados en el campo de Trostinets cerca de la capital bielorrusa, Minsk, como “un claro compromiso con la responsabilidad de asumir la complicidad histórica de Austria” en el Holocausto, dijo Kurz. En total, alrededor de 200.000 personas fueron asesinadas allí, incluidos los judíos de Viena.

Además de estas dos decisiones, el gobierno austríaco anunció que su plan de trabajo incluye un evento de 2018 para conmemorar el 80 aniversario del “Anschluss” o la anexión de Austria a la Alemania nazi en 1938. “Queremos recordar a quienes sufrieron debido a este evento, y para comunicar un mensaje claro contra el antisemitismo”.

Heinz-Christian Strache, que recibió la cartera de Exteriores y líder del partido con raíces nazis FPÖ, repitió su anuncio sobre su compromiso con la lucha contra el antisemitismo y dijo que “mi partido participará en la lucha europea contra el antisemitismo”.

El plan de trabajo del gobierno también agregó que Austria reconoce a Israel como “un estado judío” y apoya los intereses de seguridad de Israel. Antes de su nombramiento para el cargo, Strache dijo que apoyará la mudanza de la embajada de Austria a Jerusalén. Sin embargo, este anuncio no tiene implicaciones prácticas en este momento.

Hasta la década de 1980, Austria se veía principalmente como una víctima de la anexión de la Alemania nazi, en lugar de un cómplice voluntario. Desde entonces, los gobiernos han hecho algunos esfuerzos para lidiar con el oscuro legado de Austria. Sin embargo, con respecto a otros asuntos, incluida la compensación por la propiedad confiscada durante el período, algunos sostienen que no se ha hecho lo suficiente.

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here