Estados Unidos deporta a un criminal de guerra nazi de 95 años

Estados Unidos ha expulsado del país a Jakiw Palij, un criminal de guerra nazi de 95 años que fue guardia en un campo de concentración en Polonia. Según ha confirmado la Casa Blanca, Palij, que residía en Queens, ha sido arrestado y deportado a Alemania por las autoridades de inmigración.

Hacía unos 15 años que las autoridades habían emitido una orden de deportación, después de que una corte federal de Nueva York le retirara la ciudadanía al descubrir que Palij mintió cuando hizo el formulario para obtener el permiso de residencia estadounidense.

Su engaño le permitió vivir desde los 26 años en la ciudad de los rascacielos como un refugiado de guerra. Sirvió en un campo de concentración de Polonia donde 6.000 prisioneros judíos fueron asesinados a tiros el 3 de noviembre de 1943, según el Museo Conmemorativo del Holocausto. Llegó a EE.UU. en 1949 y en 1957 logró la ciudadanía. Desde entonces, se dedicó a trabajar como dibujante hasta su jubilación.

En 2001, Palij le dijo a los funcionarios del Departamento de Justicia que había entrenado en 1943 en el campo de entrenamiento de las SS nazi en Trawniki, en la Polonia ocupada por los alemanes, dijo la Casa Blanca. Un juez federal revocó su ciudadanía estadounidense en 2003 y se ordenó su deportación en 2004.

Imagen de Jakiw Palij facilitada por el Departamento de Justicia

La naturaleza complicada del caso hizo que, a pesar de la orden emitida, el exguardia continuara residiendo en la gran manzana. En noviembre de 2017, el Departamento de Justicia de EE.UU. se comprometió a trabajar en la expulsión de Palij para que fuera deportado a Ucrania, Alemania, Polonia o cualquier país “cuyo gobierno lo acepte”.

Al parecer, según la CNN y la el magazine del New York Post el principal problema para finalizar el proceso de deportación y que retrasó su expulsión de EE.UU. fue precisamente el rechazo de los países consultados.

“El Departamento está totalmente de acuerdo en que Palij no debería vivir sus últimos días en este país. Seguimos comprometidos a garantizar que se haga justicia en este caso y continuaremos cooperando con nuestros socios para buscar todas las vías y llevar a cabo la deportación de Palij “, señaló el 6 de noviembre el subprocurador general Stephen Boyd, en una carta.

Un legislador de Nueva York, Hikind, aplaudió entonces la postura de la administración de Donald Trump y manifestó que la presencia del guarda nazi en el país era una “burla” al recuerdo de los que perecieron. “Se burla de los soldados estadounidenses que lucharon y murieron para derrotar al malvado régimen nazi”, aseveró.

 

Vía La Vanguardia

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here