La comunidad Chalom firmó un convenio con el Museo del Holocausto durante el acto de recordación de la Shoá sefardí

El miércoles 15 de agosto se realizó, como todos los años,  el acto de recordación de las comunidades sefardíes de Rodas, Salónica y Cos que fueron masacradas y asesinadas por los nazis, solo 150 sobrevivieron, de los 1.200 judíos que fueron enviados al campo de exterminio de Auschwitz durante la Shoá.

El acto de recordación que fue conducido por Marcelo Benbeniste tuvo en su primera etapa la firma de un convenio entre la comunidad Chalom y el Museo del Holocausto para que un Sefer Torá sea donado a la nueva exposición que tendrá en el Museo del Holocausto en su sede de Montevideo 919, cuando sea inaugurado el año próximo y que tendrá un lugar especial para ser exhibido. La historia de dos Sifrei Torá  que fueron traídos de Rodás es realmente develadora: el Mufti los guardó para protegerlos, y cuando finalizó la guerra se los entregó a los judíos que habían sobrevivido. Uno de los Sefer Torá estaban en la comunidad Chalom y, ahora, pasarán a manos del museo, para su exhibición.  La firma del convenio la realizó el vicepresidente 1° del museo, Gustavo Sakkal y el presidente de Chalom, Fabián Yohaní. 

A continuación, Yohaní aseveró: «El hombre hace 3500 años ya nos marcaba el sendero; no descansarás sin transmitir el mensaje a tus hijos, todos los días de tu vida», y además remarcó: «Los hechos en el tema de la Shoá son incontrastables (…) La verdad es un valor innegociable». En este mismo sentido, el vicepresidente 1° del Museo del Holocausto remarcó: «Este Sefer Torá tiene una historia especial (…) estamos dando un paso enorme», y también destacó la tarea que realizan los profesionales del museo bajo las órdenes de Jonathan Karszenbaum y Fabiana Midlin.

Luego, se encendieron las siete velas, entre las personas que subieron a hablar estaba el vicepresidente 1° de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, Alberto Hammerchlag remarcó el «daño irreparable que significó callar» durante la época previa y durante la Shoá, y, por último, afirmó: «En la DAIA no recibiremos más a ninguna persona que niegue o que banalice la Shoá».

Para finalizar, David Galante sobreviviente del campo de exterminio de Auschwitz brindó su crudo y lúcido testimonio acerca de lo vivido durante esos oscuros años, y luego el Jazán de Chalom, Alberto Dayán entonó melodías alusivas.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here