Harry Spiro, sobreviviente del Holocausto, visitó al plantel de fútbol del Chelsea en Inglaterra

Los campos de entrenamiento del Chelsea Football Club estaban siendo preparados el miércoles para el gran partido contra el Manchester United, pero eso no fue lo único que llamaba la atención de los que estaban en la instalación.

El equipo recibió recientemente al sobreviviente del Holocausto Harry Spiro, quien recordó sus experiencias en Auschwitz, un campo de concentración ubicado en la actual Polonia, en el que los nazis habían asesinado a más de un millón de personas inocentes, la mayoría de ellas debido a su linaje judío.

“Estos jugadores son hombres jóvenes y activos”, dijo el presidente del Chelsea Football Club, Bruce Buck, al periódico The Jerusalem Post. “No están acostumbrados a quedarse quietos durante 45 minutos, están acostumbrados a correr en el campo”.

Buck se sorprendió, sin embargo, al encontrar que los jugadores “se sentaban allí y no movían un músculo”.

“Escucharon cada palabra e hicieron algunas preguntas muy inteligentes”, declaró Buck. “Después, varios de ellos indicaron cuán alucinante fue esto para ellos”.

Introducir a los jugadores del Chelsea en la historia del antisemitismo fue solo el primer paso que la Fundación Chelsea, una fundación dedicada al uso del fútbol como plataforma para unir a las personas, que presentó su nueva iniciativa: “Di no al antisemitismo”.

“No puedo decir que lo disfrutáramos porque las cosas que decía eran muy impactantes”, dijo el jugador de fútbol del Chelsea, Cesc Fàbregas, al Jerusalem Post, hablando de su encuentro con Spiro. “Pero creo que todos comprendieron mejor por qué estamos haciendo esta campaña”.

Fàbregas además declaró que estaría abierto a la posibilidad de visitar Auschwitz en el futuro. “Me dijeron que … si estás allí, es una experiencia que te hará enojar, pero … definitivamente deberías ir”.

La idea de tal iniciativa provino de Roman Abramovich, el propietario ruso-israelí del Chelsea Football Club, quien sugirió que un enfoque más intenso del antisemitismo en particular es un movimiento necesario para el club. Según Buck, su idea “fue el impulso” para que el equipo adoptara “un enfoque integral para combatir el antisemitismo”.

El enfoque educativo del club al antisemitismo dentro y fuera del estadio todavía está en proceso. Aquellos que gritan cantos discriminatorios en el estadio hoy en día son eliminados, pero una vez que el proyecto surta efecto, los infractores tendrán la capacidad de acortar su prohibición tomando cursos sobre la discriminación que brinda el club de fútbol para comprender mejor sus errores.

“Una vez que los prohibas, nunca vas a cambiar su punto de vista”, dijo Buck. “Primero que todo, tienen que reconocer que cometieron un error. Si no lo hacen, no vamos a participar en la educación porque entonces será una pérdida de tiempo“.

Buck explicó que las acciones ideales tomadas por los jugadores del equipo serían “para ellos decir que el racismo y el antisemitismo están mal y hay que detenerlos”.

Aunque esta iniciativa puede silenciar a los que tienen prejuicios en lugar de deshacerse de sus creencias discriminatorias, detendrá la cadena venenosa de seguidores que siguen las acciones de otros. En otras palabras, si los que hacen gritos desde la multitud se detienen, los recién llegados no tendrán una fuente para desarrollar sus propios cantos discriminatorios. Quienes, sin embargo, continúan los cantos, son expulsados ​​de por vida del estadio.

Fàbregas descubrió que la educación sería la mejor estrategia para erradicar los prejuicios en el campo de fútbol. “Los padres que van a los juegos con sus hijos” no deben insultar a las personas porque “los niños escuchan y cuando crecen, cantan lo que sus padres cantaban”.

Como el proyecto no tiene fecha límite, el equipo planea combatir el antisemitismo por el tiempo que sea necesario. “Nuestra esperanza, por supuesto, es reducir el antisemitismo“, dijo Buck.

Cuando se le preguntó si creía que veríamos el fin del racismo y el antisemitismo en el fútbol, ​​Fàbregas llamó inmediatamente a la madera. “Rezo y espero que lo veamos un día en nuestras vidas”.

“Desafortunadamente, creo que siempre habrá animales que se comportan mal”.

“La gente ha estado diciendo cosas en las que ha estado pensando durante muchos años, pero nunca ha hablado en voz alta hasta ahora”, dijo Buck, quien se quejó del cambio en el populismo.

La actividad más reciente de la iniciativa fue la campaña Pitch for Hope, que convocó a jóvenes adultos en los Estados Unidos, Inglaterra e Israel, a proponer proyectos únicos que construyan puentes entre todas las personas. Chelsea y el Congreso Judío Mundial, al que está afiliado, dieron a los ganadores de cada país $ 10,000 para convertir sus ideas en realidad.

El equipo ganador israelí estaba compuesto por Eden Amos, Michael Shapira y Rave Saar Tirosh, cuya innovación fue crear líneas de ropa que apoyen a los equipos de fútbol opuestos. Los artículos se venden en pares opuestos, por lo que se recomienda a los compradores que compren con un equipo al que tradicionalmente estarían en contra. “Cuando compras los productos, los precios cambian”, dijo Amos. “Si compras con un partidario del otro equipo, el precio es más barato, lo que los alienta a comprarlos juntos“.

“No importa de dónde seas”, dijo Fàbregas. “Todos somos diferentes y debemos respetarnos mutuamente, y esa es la verdad real”.

Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here