«Morir por Alá», fueron detenidos dos argentinos que estaban siendo reclutados por el terrorismo islámico para cometer atentados en Buenos Aires

Dos argentinos fueron detenidos hace 8 días. Uno de ellos, Augusto Barraza, “tiene 20 años, estudia Enfermería, trabaja de cadete y gana 13.000 pesos mensuales. Vive en Parque Patricios con su padre, que lo mantiene. Una vida sencilla, sin nada que llamara la atención. Pero llevaba meses hablando sobre ‘morir por Alá’ y viendo videos de bombas caseras. Decía que con poca plata podía hacerse un atentado como el del Puente de Londres y acumulaba información sobre cómo atropellar gente”, enfatiza.

“Estaba entusiasmado porque un contacto de Manchester, sospechado en Inglaterra de ser ‘reclutador’ de Estado Islámico, le había mandado una caja con chocolates y una túnica que le tapaba ‘hasta las piernas’”, agrega; y señala que “con un amigo de Dock Sud, César Justiniano Gutiérrez, creó el grupo Islamic State para comunicarse vía Telegram”.

Planteado esto, subraya que “Barraza y Gutiérrez son los jóvenes que activaron las alarmas de los servicios secretos y de seguridad de varios países, incluida la Argentina, en la previa de la cumbre del G-20” porque “en una escucha, Barraza habla de un camión concreto, de la empresa en la que trabaja su padre”. En la escucha, el joven “habla con una persona sobre un camión concreto, al que identifica con modelo y número de patente. Lo rastrearon y era un Mercedes Benz de una empresa en la que trabaja el padre de Barraza”, imprime.

La información que surge de la causa indica que: Los jóvenes “fueron detenidos por orden del juez federal Rodolfo Canicoba Corral hace ocho días”, “los venía siguiendo desde hacía meses”.

“El dato que alertó sobre Barraza lo aportó el FBI, al enviarle a la AFI información del teléfono celular del cubano Raúl Gutiérrez Sanchez, detenido cuando –según las fuerzas internacionales– estaba a punto de ejecutar un atentado en un bar de Bogotá, Colombia, ‘en nombre del Islam’”. Y anota que “en el teléfono del cubano se encontraron recomendaciones que le había enviado Barraza sobre cómo realizar un atentado”.

Según la Justicia argentina, se sospecha, “sobre la base de registros y escuchas”, que Barraza y Gutiérrez “tenían previsto un objetivo inmediato, que podía no ser el único: atentar contra la comunidad LGTB en la marcha del Orgullo Gay que iba a hacerse el sábado 10 de este mes. Un día antes fueron detenidos”.

Fuente: La Nación

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here