Netanyahu fortalecido después del arrepentimiento de sus ministros de amenazar con renunciar

La ministra de Justicia, Ayelet Shaked, admitió que cometió un error al dar un ultimátum público al primer ministro, Benjamín Netanyahu, con la amenaza de renunciar al gobierno, después de la renuncia del ministro de Defensa, Avigdor Liberman.

En una entrevista con el diario Yedioth Ahronoth, la ministra de Justicia, dice que el ultimátum era la única forma de lograr los objetivos, planteados, pero admite que hacerlo público fue una equivocación.

La ministra de Justicia y Naftali Bennett, ministro de Educación, amenazaron al primer ministro, Benjamín Netanyahu, con renunciar a sus cargos si el presidente de Bait Hayehudí, no era nombrado ministro de Defensa, después de la renuncia de Liberman, lo que inevitablemente habría llevado a elecciones anticipadas.

La ministra de Justicia, enfatizó “Quizás no deberíamos haberle dado un ultimátum público al Primer Ministro. Está claro que hemos cometido una equivocación, pero estamos aprendiendo de ello”, al mismo tiempo que agregó “Consideramos renunciar, pero al final decidimos dejar de lado nuestro orgullo y continuar en el gobierno. Esta ronda la perdimos”.

De todos modos, Ayelet Shaked, manifestó que el Primer Ministro, no debió haberse quedado con la cartera de Defensa, para dirigirla personalmente. “La decisión del Benjamín Netanyahu de mantener esta cartera es incorrecta, Naftali Bennett, hubiera sido un buen ministro de Defensa”, expresó Shaked.

En otro orden de cosas, el vocero de la Knéset, Yuli Edelstein, está tratando de evitar la presentación de una conferencia organizada por Lista Conjunta, en el Parlamento, para llamar a la evacuación de los asentamientos en el Hebrón, nota publicada ayer en Aurora.

Edelstein, alega que el presidente checo, Miloš Zeman, tiene previsto visitar la Knéset el mismo día de la Conferencia, y necestará que todos los pasillos del edificio estén libres para su equipo. A lo que los organizadores de la conferencia, respondieron que esta es una excusa sin ningún fundamento, porque no tiene sentido que el séquito del presidente checo, tenga que tener acceso a las 25 salas del edificio del Parlamento israelí.

Edelstein decidió recurrir al Comité de la Cámara de Representantes de la Knéset y exigir que se establezca una agenda especial para ese día, que permitiría que el discurso del presidente checo se lleve a cabo según lo planeado sin que haya un voto de confianza en el camino. Sin embargo, también dejaría de lado la llamada legislación de “lealtad en la cultura” de la coalición, ya que todas las propuestas de proyectos de ley serían eliminadas de la agenda. Yuli Edelstein, decidió recurrir al Comité de la Knéset, demandando una agenda especial para ese día, para permitir la continuidad del discurso del presidente checo, según lo planeado.

Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here