Acosan en Berlín a periodista israelí y la obligan a interrumpir la grabación en vivo

La periodista Antonia Yamin de la cadena israelí Kan pasó un mal momento la noche de este domingo en la capital de Alemania después de que un grupo de jóvenes interrumpiera groseramente la grabación de un reportaje.

Mientras la corresponsal en Europa de la cadena grababa su reportaje desde el barrio de Neukölln en Berlín, 4 jóvenes, aparentemente de origen árabe, se acercaron vociferando palabras e interponiéndose uno de ellos entre ella y la cámara. Después de que interrumpe su reportaje mientras los jóvenes se alejan, Yamin dice algo a estos e inmediatamente después lanzan un petardo al lugar donde se encontraba junto con su camarógrafo.

“La verdad es que después de todo tuve un día increíble en el trabajo. Tuve algunos fantásticos entrevistados que espero mucho que vean en la serie de artículos que saldrán dentro de poco. Entre uno y otro entrevistado tuve que detenerme un momento para reportar sobre la consolidación del acuerdo del Brexit. Pero parece que en el distrito de Neukölln en Berlín no se puede reportar en hebreo sin que te molesten y te lancen un petardo”, escribió Yamin en su cuenta de Twitter.

El distrito berlinés, con cerca de 300 mil personas viviendo en él, es conocido por su gran población de migrantes de origen árabe, turco y kurdo, que componen cerca del 20% de sus habitantes.

Una serie de incidentes antisemitas en los últimos meses en Berlín y a lo largo de Alemania han avivado los temores de un posible resurgimiento del antisemitismo proveniente de la extrema derecha y de la población inmigrante musulmana. Hubo 401 delitos antisemitas en Alemania desde enero hasta junio, según datos del gobierno reportados en agosto por el medio norteamericano Politico. La gran mayoría, el 87%, vino de la extrema derecha, dijo el gobierno. Una quinta parte se cometió en Berlín. Las cifras incluyen 12 crímenes violentos.

En marzo, el Consejo Central de Judíos de Alemania instó a las escuelas a realizar un seguimiento de la intimidación religiosa tras un reporte de que una niña judía fue hostigada por compañeros musulmanes en una primaria de Berlín, recibiendo incluso amenazas de muerte “por no creer en Alá”.

Un mes después, un refugiado sirio de 19 años, de origen palestino, atacó a un joven árabe-israelí con una kipá, al que le gritó Yahudi, judío en lengua árabe, y lo golpeó con un cinturón. La víctima, Adam Arnoush, logró captar el ataque en video y este se viralizó, lo que creó consternación tanto a nivel nacional como internacional.

En julio, un hombre judío fue atacado en un parque de Berlín por un grupo de jóvenes y adolescentes después de que notaron que llevaba una Estrella de David. Más tarde ese mes, un profesor judío que visitaba Alemania fue asaltado en un parque de Bonn, primero por un palestino y luego por la policía que lo tiró al suelo y lo golpeó repetidamente en la cara, confundiéndolo con el atacante.

Durante la conmemoración del 80 aniversario de la Kristallnacht el pasado 9 de noviembre, la canciller alemana Angela Merkel abordó el tema y dijo que Alemania tiene el deber moral de combatir el aumento del antisemitismo, del que reconoció su incremento. “La vida judía está floreciendo nuevamente en Alemania, un regalo inesperado para nosotros después de la Shoah”, dijo, usando la palabra hebrea para el Holocausto. “Pero también estamos presenciando un antisemitismo preocupante que amenaza la vida judía en nuestro país”.

Enlace Judío

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here