Se cumplió un mes del atentado en Pittsburgh

El Rabino Jeffrey Myers, que sobrevivió al tiroteo que acabó con la vida de 11 personas en la sinagoga, afirmó que “las pesadillas, el miedo, el insomnio y el trauma” permanecen.

“La efusión de compasión y amor, no sólo de los demás judíos, sino de personas de todas las religiones a lo largo del mundo, ha sido un bálsamo reconfortante”, escribió Myers en declaraciones distribuidas por La Asamblea Rabínica. “No sólo ha tranquilizado a nuestra sinagoga sino a toda la comunidad judía, de que no estamos solos en este momento y que todas las personas buenas nos apoyan. Esto renueva nuestra fe en toda la humanidad».

“Nuestras restricciones autoimpuestas se alivian. Pero, ¿qué hay de las restricciones emocionales: las pesadillas, el miedo, el insomnio y el trauma? ¿Quién termina esos? ¿A dónde nos dirigimos cuando nuestra fe es sacudida hasta su corazón? En tiempos de tribulación, siempre hemos recurrido a los Salmos: vuelvo mis ojos a los cielos; ¿De dónde vendrá mi ayuda? Mi ayuda viene de Dios, Creador del cielo y de la tierra”, también escribió.

El rabino Jonathan Perlman de la Congregación New Light, quien también sobrevivió al ataque, escribió un poema para que los rabinos compartieran con sus congregaciones este Shabat, cuando muchos rabinos planean hablar sobre el fin del período de duelo oficial desde el ataque: “Ustedes 11 también nos hicieron lo que somos hoy. Y su ausencia pesa sobre nuestras almas. Extrañamos sus sonrisas, su humor, su liderazgo. Extrañamos su energía, su amor, su lealtad. Se nos dice que a los treinta días termina el llanto. Se nos dice ahora que podemos seguir adelante. Pero sigue siendo: la historia, el dolor, el día”.

El lunes por la noche, cientos de judíos de Pittsburgh y sus simpatizantes se reunieron en el Marriott City Center en el centro de Pittsburgh para marcar de manera comunitaria el shloshim organizado por la Federación Judía de la Zona Metropolitana de Pittsburgh.

El evento incluyó oraciones y lecturas que tuvieron la oración luctuosa de El Molei Rachamim y una oración por los heridos en los ataques, y el encendido de 11 velas por cada una de las víctimas. Los oficiales de Policía de Pittsburgh heridos mientras respondían al ataque asistieron al evento y recibieron una gran ovación de la multitud.

 

Vía Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here