United Hatzallah: “Salvamos vidas sin importar a qué religión pertenezcan”

0
29

No existe apenas un segundo de calma en el número 78 de la calle Yirmiyahu de Jerusalén. Ubicada a escasos metros de la estación central de autobuses, la centralita de United Hatzallah es un hervidero: mientras unos voluntarios atienden las incesantes llamadas de emergencia, otros localizan en un mapa electrónico al paramédico más cercano. Son un servicio de urgencias exprés: circulan a toda prisa en motos, bicis eléctricas y demás vehículos para socorrer a víctimas de accidentes, paros cardíacos o atentados terroristas a lo largo y ancho de Israel.

Vía Aurora

Mientras unos mecánicos pasaban revisión a la flota de vehículos apostada frente a la entrada de la base de operaciones, Dov Maziel, director de operaciones, recibió a Aurora para explicar el funcionamiento de la organización. Como tantos otros, una tragedia le empujó a convertirse en voluntario: “cuando tenía 9 años, mientras esperaba a un autobús, vi como una niña que cruzaba la calle fue aplastada por un autobús frente a mis ojos y falleció. Me afectó muy profundamente”, cuenta este residente de Ramle, en el centro del país. Años más tarde, Eli Bear, el fundador del cuerpo de paramédicos y entonces vecino suyo, le subió a una ambulancia con él: “me volví adicto. Creo que cada voluntario tiene algo que le ocurrió, ya sea en su familia, trabajo o comunidad, que le afectó profundamente y le motivó a tomar partido”.

Voluntarios de United Hatzallah atendiendo un accidente de tráfico.

United Hatzallah es una organización basada en la comunidad, formada por una red de paramédicos que proceden de sectores diversos de la sociedad: judíos israelíes o árabes palestinos; religiosos o seculares; de grandes ciudades o aldeas remotas. Maziel desgrana la principal ventaja de su modus operandi: “una ambulancia puede tardar entre 10 y 25 minutos. Gente que vive en la puerta de al lado o la acera de enfrente son quienes pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Si te estás ahogando, tienes un paro cardíaco o un accidente, podemos llegar en 3 minutos, incluso 90 segundos en algunos casos, y salvarte la vida”. Un típico caso de la innovación israelí, que en este caso solventa una necesidad vital.

El director de operaciones se explaya frente a un gran panel de vidrio, y detrás de él el equipo de recepción de emergencias está en acción constante. “Usamos una tecnología de aplicaciones propias desarrolladas por nosotros, que junto a nuestra flotas de vehículos nos permite responder de inmediato”. Ya sea en shabbat, festivo o altas horas de la noche, siempre hay un voluntario al mando, que “con nuestro sistema de radio único, basado en Android, nos permite localizar de inmediato al paramédico más cercano”.

Centralita de operaciones de United Hatzallah en Jerusalén.

El fundador, Eli Bear, impartió una charla en las prestigiosas conferencias TED, que según Maziel sirvió para que millones de personas entiendan “el rol vital de la comunidad. No se trata de contar únicamente con entes gubernamentales. Actualmente, nuestro modelo está siendo implementado en países de Asia y América”.

Rafael Poch empezó su carrera médica durante su servicio militar obligatorio, pero no le bastó y quiso aprender más. Se apuntó a un curso de primeros auxilios en United Hatzallah, y empezó a ejercer como paramédico motorizado, atendiendo casos de trauma psicológico. Cuenta como un día, de regresó a su casa en Efrat –asentamiento judío en Cisjordania en el bloque de Gush Etzion- le sonó la alarma y “dejé todo lo que estaba haciendo para atender la emergencia. Así es como el sistema funciona”.

Este voluntario, judío de origen norteamericano que a la vez ejerce de portavoz de la organización en inglés, pone especial énfasis en la coexistencia que se vive en el equipo. “Es increíble lo que ocurre cuando hay un objetivo común. Creo que afuera se oye únicamente sobre el conflicto, porque es atractivo para los medios. La tragedia vende mucho más que la alegría”, opina Poch. Y prosigue: “Israel es un increíble modelo de coexistencia. Sí, hay conflicto, problemas y dificultades, pero al mismo tiempo, en el nivel humano, cuando hay un objetivo común se trabaja hacia esa dirección. En United Hatzallah nos centramos en salvar vidas, sin importar a que religión pertenezcan”.

En la centralita reciben frecuentemente llamadas de emergencia en que han sido heridos civiles israelíes y palestinos. “Vamos y respondemos sin importar quienes son. Les tratamos como seres humanos, porque a fin de cuentas es lo que todos son”, reafirma Poch. Trabajar en United Hatzallah le ha dado la oportunidad de acercarse a una gran cantidad de árabes musulmanes, con los que no hubiera jamás interactuado en otras circunstancias. Así estrechó vínculos con Sana, una árabe musulmana de Um al-Fahm, poblado árabe al norte de Israel: “tiene un sentido especial, porque durante mi servicio militar estuve en una base cerca de su pueblo. Era un lugar peligroso, especialmente para judíos israelíes, donde frecuentemente había disturbios”.

Voluntarias árabes practicando primeros auxilios.

Esto cambió gracias a su colega Sana. Responden juntos a llamadas de emergencia, y se interesó por su historia: la de la primera musulmana religiosa que ingresó como voluntaria en la organización. De las charlas cordiales pasaron a encuentros en sus casas, cenas familiares, o incluso bodas y bautizos, un intercambio frecuente entre voluntarios judíos y árabes. “El nombre de United Hatzallah (rescate unido) no es por casualidad. A través de la idea de rescatar, también unimos a la gente”, explica el portavoz.

A su lado, Ramzi Batash, árabe palestino de Beit Safafa -barrio al sur de Jerusalén-, dio su punta de vista entre constantes llamadas que llegaban a la centralita. Vio cosas muy duras en su juventud, y se sumó como voluntario hace unos 9 años. Resumió sin tapujos su motivación: “en salvar vidas no hay árabe, judío, musulmán o cristiano, todos están juntos en lo mismo. Salvar vidas está por encima de todo. Debes ayudar, así que no hay diferencias”.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here