Las federaciones judías del interior apoyan a la DAIA en su decisión de sostener la denuncia contra Cristina Kirchner

Las Federaciones Judías del interior del país, le envíaron al Confederal de la DAIA una carta, en la que le solicitan que se eleve a la Comisión Directiva de la DAIA Central, el pedido de sostener la denuncia contra Cristina Kirchner. Estas son las cartas emitidas:

Sres.
Comisión Directiva Confederal de Daia
PRESENTE
————-

De nuestra mayor consideración:

 

En nuestro carácter de representantes de las Comunidades que se detallan infra nos dirigimos a Uds en referencia a la epistolar remitida a V/ entidad por AMIA a V/ institución, que es quien posee la legítima representación política de la Comunidad Judía Argentina, referida a la participación en carácter de querellante en la Denuncia por Encubrimiento del Atentado al Edificio Institucional (Amia/Daia/Osa) efectuada por el Dr. Alberto Nisman Z”L contra la ex Presidente Cristina Kirchner y otros, con el objeto de expresar nuestra posición al respecto solicitando expresamente a la Comisión Directiva de la DAIA se sostenga la denuncia referenciada hasta tanto la justicia se expida en forma definitiva

Asimismo compartimos nuestras expresiones remitidas a la Comisión Directiva de AMIA

“LA AMIA SOLO REPRESENTA A SUS SOCIOS
La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) nació en 1894 como la “jevre kadishe” de los judíos ashkenazies de la Capital Federal. Esta loable preocupación fundante por dotar de digna sepultura a los muertos, a lo largo de los años se fue ampliando hacia otras áreas tales como la educativa y la de la acción social, pero nunca se perdió ese foco inicial que hizo y hace que la AMIA sea lo que es.
En ese proceso de crecimiento la institución comenzó a utilizar en sus presentaciones gráficas el slogan “Comunidad Judía de Buenos Aires”, algo que por supuesto era mucho más amplio que su real representación, ya que obviamente no incluía a la mayoría de los judíos porteños que no eran socios de la entidad.
Con el horroroso atentado de 1994 la AMIA -indudablemente sin buscarlo-, se convirtió en una de las organizaciones con mayor presencia en la vida social argentina, y a la par de ir creciendo en servicios y actividades, retiró de sus comunicaciones ese slogan que la presentaba como la “comunidad judía de Buenos Aires”.
Las recientes declaraciones de la AMIA en torno a la causa que propulsaba el fiscal Nisman (z ́l) y que en la justicia argentina ya ha producido imputaciones, prisiones preventivas, confirmaciones de cámaras y un próximo inicio del juicio oral, también ha demostrado que la representación esgrimida por la institución cada vez dista más de la real.
La AMIA no puede hablar en nombre de la comunidad judía argentina en general, y ni siquiera de la de Buenos Aires en particular. Nuestras instituciones, más allá de lo que consideremos apropiado opinar o no en relación a todo lo atinente a las causas que se abrieron desde el cruel atentado que se cobró la vida de 85 personas, queremos dejar en claro que la AMIA no puede hablar en nombre nuestro, y que tampoco nos representa.
Es más, en este caso en particular, y dadas las repercusiones que han tenido tamañas declaraciones, pareciera ser que la AMIA se está olvidando de cumplir con la misión para la cuál había sido creada que es la de dar digna sepultura a los muertos.
Que las memorias de quienes fueron asesinados hace casi 25 años puedan ser “librajá”, es decir “para bendición”, también depende de la coherencia y la ética de todos los dirigentes de la comunidad judía.
Carta oficial a la AMIA

Sres.
Comisión Directiva de AMIA
PRESENTE
————-

De nuestra mayor consideración:

 

En nuestro carácter de representantes de las Comunidades Judías que se detallan infra nos dirigimos a Uds en referencia a la epistolar remitida por V/ entidad a DAIA requiriendo que esta institución, que representa políticamente a la Comunidad Judía Argentina, desista de su participación en su carácter de querellante en la Denuncia por Encubrimiento del Atentado al Edificio Institucional (Amia/Daia/Osa) efectuada por el Dr. Alberto Nisman Z”L contra la ex Presidente Cristina Kirchner y otros, con el objeto de expresar nuestra posición al respecto adelantado desde ya que solicitaremos a la Comisión Directiva de la DAIA se sostenga la denuncia referenciada hasta tanto la justicia se expida en forma definitiva.

A todo efecto los invitamos a reflexionar sobre estos términos:

LA AMIA SOLO REPRESENTA A SUS SOCIOS
La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) nació en 1894 como la “jevre kadishe” de los judíos ashkenazies de la Capital Federal. Esta loable preocupación fundante por dotar de digna sepultura a los muertos, a lo largo de los años se fue ampliando hacia otras áreas tales como la educativa y la de la acción social, pero nunca se perdió ese foco inicial que hizo y hace que la AMIA sea lo que es.
En ese proceso de crecimiento la institución comenzó a utilizar en sus presentaciones gráficas el slogan “Comunidad Judía de Buenos Aires”, algo que por supuesto era mucho más amplio que su real representación, ya que obviamente no incluía a la mayoría de los judíos porteños que no eran socios de la entidad.
Con el horroroso atentado de 1994 la AMIA -indudablemente sin buscarlo-, se convirtió en una de las organizaciones con mayor presencia en la vida social argentina, y a la par de ir creciendo en servicios y actividades, retiró de sus comunicaciones ese slogan que la presentaba como la “comunidad judía de Buenos Aires”.
Las recientes declaraciones de la AMIA en torno a la causa que propulsaba el fiscal Nisman (z ́l) y que en la justicia argentina ya ha producido imputaciones, prisiones preventivas, confirmaciones de cámaras y un próximo inicio del juicio oral, también ha demostrado que la representación esgrimida por la institución cada vez dista más de la real.
La AMIA no puede hablar en nombre de la comunidad judía argentina en general, y ni siquiera de la de Buenos Aires en particular. Nuestras instituciones, más allá de lo que consideremos apropiado opinar o no en relación a todo lo atinente a las causas que se abrieron desde el cruel atentado que se cobró la vida de 85 personas, queremos dejar en claro que la AMIA no puede hablar en nombre nuestro, y que tampoco nos representa.
Es más, en este caso en particular, y dadas las repercusiones que han tenido tamañas declaraciones, pareciera ser que la AMIA se está olvidando de cumplir con la misión para la cuál había sido creada que es la de dar digna sepultura a los muertos.
Que las memorias de quienes fueron asesinados hace casi 25 años puedan ser “librajá”, es decir “para bendición”, también depende de la coherencia y la ética de todos los dirigentes de la comunidad judía.

Shalom

 

Presidente de la Kehila de Allen, Cipolletti y Neuquen Liliana Alfie
Presidente de la Kehila de Santiago del Estero Elena Bumaguin
Presidente de la Kehila de Basavilbaso Miguel Bajaroff
Presidente de la Kehila de Bahia Blanca Mario Brailovsky
Presidente Kehila de Corrientes Jaime Levy
Presidente de la Kehila de Rio Cuarto Ruth Vaisman
Presidente de la Kehila de Paraná Pablo Soskin
Presidente de la Federación de Comunidades Judías de Entre Rios Pablo Soskin
Presidente de la Kehila de La Plata Diego Luchina
Presidente de Kehila de Chaco Uri Jaraz
Presidente de Centro Hebraico Neuquen Carlos Maravankin
Presidente de la Kehila de Tandil Jorge Cimerman
Presidente Kehila de Misiones Marcos Alfici
Presidente de la Kehila de General Campos Javier Mendelovich
Presidente de la Kehila de Cordoba Hugo Waitman
Presidente de la Kehila de Mendoza Pablo Stern
Presidente de la Kehila de Santa Fe Susana Pitashny
Presidente de la Kehila de San Juan Juan L. Siere
Presidente de la Kehila de Tucuman y Presidente de Fedecc Simon Litvak

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here