Esta semana será el funeral en Israel de las turistas asesinadas en Mendoza

0
49

El duelo no está siendo fácil para los familiares de las turistas israelítas asesinadas a mediados de enero durante su visita al país. «Es el diablo de Mendoza», escribió uno de los cuñados de las víctimas para definir al acusado por los homicidios y sumó en otra publicación: «Como familia, estamos esforzándonos por sacarnos de encima ese horrible ser humano que está detrás nuestro. Hemos decidido avanzar sólo sobre lo positivo”.

De la misma manera, por su Facebook, se pudo confirmar que el viernes llegaron a su país las hermanas de las turistas. Ahora, sus restos fueron trasladados al laboratorio de Ciencia Forense, donde serán sometidos a estudios. Sus familiares podrán darle sepultura en la ciudad de Rechovot, a 20 kilómetros al sur de Tel Aviv a partir del miércoles o jueves.

«Nosotros, como familia, encontraremos algo de paz también», expresó Amnon Sarig, un familiar de las víctimas, tras confirmar el arribo de los restos de Lily y Pyrhia a Israel. «Tener las tumbas, traerá un cierre. La justicia será servida. Confiamos en el sistema de Argentina. Pero para nosotros, tener una tumba donde llorar es importante», publicarón.

Pyrhia Saroussy y Lily Pereg, quien residía en Australia, fueron asesinadas el 12 de enero, un día después de su llegada a Mendoza para visitar al hijo de Pyrhia y sobrino de Liliy, Gil Pereg.

El viernes 18 de enero el hijo de Pyrhia fue detenido y al día siguiente la Policía mendocina encontró los cuerpos de las mujeres enterrados en su casa.

Mientras la Justicia de Mendoza recopila evidencia sobre el doble crimen, el laboratorio de Ciencia Forense de Tel Aviv realizará nuevos análisis de los cuerpos para corroborar los resultados que arrojaron las autopsias realizadas en Argentina. A mediados de semana, los restos de las israelíes serán entregados a los familiares.

Gil Pereg está detenido en el penal mendocino de San Felipe y acusado de matar de tres tiros a su tía y asesinar a golpes a su madre. Tiene 37 años, vivía como un indigente en un predio que tenía canchas de paddle a medio construir, ubicado en calle Roca al 600, frente al cementerio de Guaymallén, en el Gran Mendoza.

Los investigadores creen que planificó el asesinato de sus familiares cuando se enteró que viajarían a Mendoza para visitarlo. Por eso, tres días antes de la llegada de las mujeres, Gil Pereg denunció ante la Justicia el robo de una pistola calibre 9 milímetros y dos armas calibre 38 que finalmente fueron halladas en su casa.

BigBang news

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here