El nuevo líder del mayor movimiento neonazi de Estados Unidos, quiere enseñar sobre el Holocausto

El Movimiento Nacional Socialista (NSM, por sus siglas en inglés), uno de los grandes grupos neonazis de Estados Unidos, tiene nuevo presidente: un hombre negro llamado James Stern.

El flamante líder del movimiento racista tiene claro cuál es su plan para la organización: destruirla.

Stern llegó a la cima de la NSM con el consentimiento del neonazi que la dirigía antes que él, Jeff Schoep, quien le cedió el mandato en enero de este año, según él, bajo engaños.

Por poco reconocido que esté entre los neonazis de la organización de Detroit, Stern ya está ejerciendo como dirigente y, en calidad de ello, presentó ante el juez una moción sobre la tragedia de Chalottesville en la que dice: “Es decisión del Movimiento Nacional Socialista declararse culpable de todas las acciones recogidas en la demanda con él”. Cuando acabe ese pleito quiere convertir la web del grupo en una plataforma de educación sobre lo que fue el Holocausto.

La historia parte en una cárcel, años atrás, de acuerdo con The Washington Post, cuando Stern cumplía condenada por fraude postal y conoció a un líder del Ku Klux Klan, Edgar Ray Killen, encarcelado por matar a tres trabajadores de derechos civiles. Killen solía insultarlo de forma racista, pero también acabó confiando en él y le cedió poderes sobre sus activos. En 2016, fuera de la cárcel, Stern dice que los usó para disolver la organización de Killen.

En 2014, Schoep contactó para preguntarle por aquella relación con Killen, fallecido en 2018. Se conocieron y comenzaron una relación en la que discutían sobre política, historia o raza. A inicios de 2019, Schoep le confió su angustia por un juicio criminal a raíz de Charlottesville, la marcha racista que en 2017 acabó con una mujer muerta.

Stern aprovechó esa preocupación para echar a andar su plan. Lo convenció de que si él, un hombre negro, estaba al mando de la organización, la opinión pública y los tribunales la mirarían de forma distinta.

El exlíder neonazi se lamentaba de su suerte este viernes en una entrevista. Decía que James Stern le había engañado y, como de todos modos pensaba abandonar el cargo, lo vio como una solución interina muy oportuna. “Él tiene ese trozo de papel, pero no está reconocido de ninguna manera como líder del Movimiento Nacional Socialista”, recalcó Schoep.

adn.radio

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here