Las 4 Mitzvot de Purim

0
335

Purim es el 21 de Marzo del 2019 (comenzando al anochecer del 20). En Jerusalem, Shushan Purim se celebra el 22.

Purim es una alegre fiesta en la que se conmemora la salvación de los judíos en la antigua Persia. Haman el Amalekita recibió el permiso del Rey Ajashverosh para aniquilar a los judíos, pero la Reina Ester, motivada por Mordejai, intercedió ante el Rey. El decreto fue dado vuelta, permitiéndoles a los judíos destruir a sus enemigos en el mismo día en que su propia destrucción había sido decretada. Los judíos celebraron su victoria al día siguiente, el 14 de Adar.

A pesar de que no ocurrieron milagros abiertos en la historia de Purim, el pueblo fue capaz de ver la mano guía de Dios en los eventos que aparentaban ser naturales.

Celebramos Purim realizando cuatro mitzvot (mandamientos, preceptos de la Torá) específicas:

  • Leer la Meguilá (Rollo de Ester)
  • Celebración y Regocijo (la comida festiva de Purim)
  • Enviar comida a amigos (Mishloaj Manot)
  • Dar regalos a los pobres (Matanot La Evionim)

El Libro de Ester es leído en la noche de Purim, y de nuevo al día siguiente. Cada palabra debe ser escuchada claramente. Lo leemos en la sinagoga, porque mientras más público, más publicidad se le está haciendo al milagro de nuestra salvación.

En la mañana de Purim, vamos por todos lados visitando amigos y entregándoles deliciosas golosinas –Mishloaj Manot. Purim es el día en que nos acercamos a abrazar a nuestros compañeros judíos – independiente de cualquier diferencia religiosa o social. Después de todo, Hamán no discriminó entre nosotros… por eso es particularmente bueno dar regalos a aquellos con los que puedes haber tenido una discusión, o a alguien nuevo en la comunidad que necesita un nuevo amigo.

En Purim, es también una mitzvá especial dar regalos o dinero a los pobres. El pueblo judío es una sola unidad – no podemos de ninguna manera disfrutar la festividad si personas pobres no tienen suficiente.

Entonces viene el gran final – ¡la comida festiva! Comemos hasta estar satisfechos y mimamos a nuestros cuerpos – porque es a los cuerpos judíos que Hamán buscaba destruir. Además, estamos obligados a consumir alcohol (responsablemente por supuesto) hasta que uno no reconozca la diferencia entre «maldito es Hamán» y «bendito es Mordejai».

Nos disfrazamos, para bajar nuestras defensas y abrirnos a la realidad más profunda de nosotros mismos y de nuestro mundo. Todos nuestros actuales problemas e imperfecciones de la vida se mezclan con el bien, hasta que se convierten en una unificada expresión de la infinita perfección del Todopoderoso.

Aish Latino

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here