Los funiculares vuelven a la Ciudad Vieja de Jerusalén

Los visitantes podrán llegar al Muro Occidental en minutos desde las murallas de la ciudad gracias a un nuevo proyecto que apunta a aliviar la congestión en uno de los lugares más visitados del mundo. Los críticos descartan el plan como una ofensa y de poco beneficio práctico.

Los teleféricos regresarán a la capital 71 años después de que un tranvía trajera suministros para combatientes asediados en el Monte Sión durante la Guerra de Independencia de Israel en 1948.

El Comité Nacional de Infraestructura aprobó un plan para construir teleféricos para transportar a las personas dentro y fuera de la Ciudad Vieja .

Según los promotores del proyecto, la Autoridad de Desarrollo de Jerusalén y el Ministerio de Turismo, los teleféricos están destinados a aliviar la congestión del tráfico en la ciudad y mejorar el acceso a la parte sur de la Ciudad Vieja.

El teleférico puede transportar a 3000 pasajeros por hora para un viaje que dura cuatro minutos y medio en cada dirección. El proyecto costará un estimado de NIS 200 millones (aproximadamente 50 millones de dólares) para su implementación.

La ruta del teleférico pasará por el Valle de Hinnom fuera de las murallas de la Ciudad Vieja, el Monte Sión, la Ciudad de David y la Puerta de Dung, adyacentes al Muro Occidental.

Ze’ev Bielskim, jefe del Comité Nacional de Infraestructura, dijo que el plan rejuvenecerá la capital y facilitará los viajes a su alrededor.

“Este es un plan que trae verdadera renovación a la ciudad de Jerusalén. El plan permite un acceso cómodo y fácil para aquellos que visitan la Ciudad Vieja. El plan pondrá fin a la pared de autobuses que es una característica diaria en la entrada a la Ciudad Vieja, y hará que el movimiento sea más fácil en el lugar en Israel más visitado por los turistas y uno de los lugares más visitados del mundo“, aseveró.

El proyecto ya ha provocado la oposición de arquitectos y activistas ambientales que protestaron por el daño que los postes del teleférico causarían al paisaje único de Jerusalén. Los residentes de Silwan, el barrio de Jerusalén Este por encima del cual pasarán los tranvías, también se oponen al proyecto.

La ONG israelí “Emek Shaveh”, que trabaja para preservar los sitios arqueológicos, también expresó su oposición a los teleféricos y dijo que las afirmaciones de que aliviarán la congestión del transporte público eran engañosas: “Desafortunadamente, el Comité Nacional de Infraestructura se esconde detrás de un muro de excusas en lugar de decir la verdad, que este proyecto devastador fue planeado en beneficio de la Fundación Ciudad de David. Nuestra batalla no ha terminado, ya que continuaremos luchando contra (los funiculares) en los tribunales. Esperamos que el próximo gobierno o el Ministerio de Turismo preserven la dignidad y el estado de la Ciudad Vieja de Jerusalén y cancelen el plan”.

 

Vía Ynet / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here