Cuatro personas acordaron una condena y pidieron disculpas por hacer pintadas antisemitas

0
459

En abril de 2016 aparecieron pintadas antisemitas en el Parque Berduc de Paraná. Había palabras agraviantes contra la comunidad judía, escritas en alemán y cruces esvásticas.

El entonces presidente de la DAIA local, Diego Dlugovitzky, convocó a instituciones locales y provinciales con el objetivo de reparar el daño en el lugar público, que además es un espacio educativo. Por eso hicieron un pequeño acto repudiando todo tipo de discriminación, señalando la carga histórica que tiene el ejercicio de odio contra la comunidad judía.

Esa reparación duró poco tiempo. A los días, los individuos arremetieron en el mismo lugar. Reinscribieron su intolerancia y esta vez la dirigieron específicamente a “Diego D.”

Abdala, Bombolini, Alegro y Cufre fueron descubiertos en flagrancia, mientras cometían el acto. Fueron detenidos, se les dictó prisión preventiva, y sometidos a un proceso penal que concluyó este jueves.

En el Tribunal Oral Federal (TOF) de Paraná, acordaron una pena de prisión condicional, aceptaron realizar un curso sobre Derechos Humanos y el Holocausto, y pidieron disculpas.

Reconocimiento

Yanina Cufre tiene 27 años. Nació en provincia de Buenos Aires pero hace algunos años vive en Paraná. Este jueves debió sentarse frente a la jueza Lilia Carnero para reconocer su responsabilidad en el hecho.

–Acepto la condena. Es por amenazas, discriminación y daños a la propiedad. Pido disculpas a usted y por todo lo que pude haber causado en contra suya y su familia, a toda la comunidad y todos los que se vieron afectados o sintieron miedo por esas amenazas. Estoy arrepentida.

Esteban Alegro tiene 30 años. Se sentó frente al estrado del TOF después de Cufre.

–Acepté la pena por actos discriminatorios y amenazas. Estoy arrepentido, me disculpo con todas aquellas personas a quienes pude herir la sensibilidad con mi acto. En especial para ellos también –acotó Alegro, en referencia a Duglovitzky y Pablo Soskin (actual titular de la DAIA Paraná), que participaban de la audiencia.

Sebastián Bobolini tiene 36 años. Fue el tercero en reconocer su responsabilidad en el acto antisemita.

–Acepté la condena. Quiero pedir disculpas al señor, a su familia y a la comunidad judía de Paraná. Estoy totalmente arrepentido y no volveré realizar algo así.

Yamil Abdala tiene 28 años. Dijo ser estudiante de Criminalística.

–Acepté una pena por amenazas, daño a la propiedad y discriminación. Realizamos pintadas de simbología nazi en el Parque Berduc, junto con una amenaza dirigida al señor Diego Dlugovitzky. Desde mi lugar quiero pedir disculpas a la DAIA provincial, nacional, a Duglovitzky y a todo aquel que se haya sentido ofendido por las actitudes que hemos tenido, que lo único que provocaron fueron problemas y dolor y no son buenas para la sociedad en el momento en el que estamos.

“Es importante que cumplan con la condena porque puede revertirse la condición de suspenso”, advirtió la jueza Carnero y recordó: “El Estado argentino es plural, todas las opiniones son aceptadas y se sanciona todo acto de discriminación, ya sea por ideas religiosas, en contra de la libertad sexual… El orden jurídico argentino sanciona los actos discriminatorios y los daños contra la propiedad del Estado”.

La importancia de la sanción

“Es importante la realización de esta audiencia porque los hechos no van a quedar impunes. Habrá respuesta sancionatoria del Estado a esas conductas y, a su vez, porque se tiene en cuenta el arrepentimiento y pedido de disculpas. Es importante para el Ministerio Público Fiscal y se tiene en cuenta la colaboración de los abogados defensores, del ex presidente y actual presidente de la DAIA que dieron conformidad y avalaron la audiencia”, dijo el fiscal General José Ignacio Candioti.

Destacó también el compromiso de la DAIA para organizar el curso que deberán realizar Abdala, Bobolini, Cufre y Alegro. “Creo que será muy beneficioso para los justiciables porque tienen que aprender que la discriminación no es buena y no nos lleva a ningún lado como sociedad, además de aprender lo que fue el Holocausto nazi y sus secuelas. Es importante tener vigente las circunstancias. Hacemos un parangón con lo que fueron en Argentina los delitos de Lesa Humanidad y entendemos que es importante seguir recordándolo. Lo mismo con el Holocausto”.

Sin revancha

Por su parte, Dlugovitzky dijo sentirse conforme con el acto penal. “A modo personal, recibir una amenaza anónima, con todo lo que eso genera, afecta y provoca situaciones que no son cómodas. En el plano institucional, tenemos una posición muy clara entendiendo la gravedad. Lamentablemente, por la reiteración de estos hechos uno se ha hecho un conocedor de la simbología y los mensajes y claramente son muy graves”, remarcó.

“Las pintadas fueron muy serias y realizamos un acto de reparación pero a los pocos días volvieron al mismo lugar agregando la amenaza hacia mí. Es decir que la línea, premeditación fue muy clara. Por eso es importante la condena para Paraná y todos los colectivos minoritarios. Esto cumple con lo que tiene que ser una condena y su doble efecto porque busca un sentido reparador y que no se repita. Acepto el acuerdo y las disculpas. No soy resentido pero tengo claro la gravedad de lo que pasó”.

Pablo Soskin marcó que los hechos juzgados ofenden a la comunidad judía. “Estos hechos trascienden a las personas y la DAIA. Hubo 6 millones de muertos que no pueden defenderse ni aceptar disculpas. Uno puede pensar que pintar una esvástica es un juego o un acto mínimo, pero un acto mínimo siempre conlleva a otro y otro hecho. Lo importante de hoy, es que esto tiene sanción y condena”, subrayó.

Luego instó a los condenados a “educar”. “Porque lo importante no es cerrar una etapa acá sino lo que viene después. Si está en ustedes la posibilidad de educar de que esto fue un error y no es el camino para una sociedad plural. Entendemos la gravedad pero sepan que esto trasciende a la DAIA. Fue un hecho cruel y cada vez que alguien ve pintado eso en una pared, lo único que hace es seguir abriendo heridas. En un país como el que tenemos, no tendría por qué existir”, planteó.

La palabra de los defensores

Walter Rolandelli ejerció la defensa de Bobolini. “De parte de toda la familia Bobolini pido mil disculpas por lo que ocurrió”, dijo.

Raúl Avero defendió a Abdala y destacó la conducta de todas las partes. “Estoy contento como ciudadano que esto haya tenido un final y que se cierren las viejas grietas que tenemos como sociedad de esta forma”, graficó.

Curso

La jueza Carnero pidió a la DAIA que informe sobre la organización del curso, que se controle el cumplimiento de la condena, y que la capacitación no interfiera en los horarios de trabajo o actividades cotidianas de los cuatro. “Pedimos a la DAIA que nos informe la propuesta de curso y también a la sociedad porque es importante. Paraná es una población tranquila y queremos que estos hechos no vuelvan a suceder, que tengamos la cordura, la pluralidad en el sentido estricto de la palabra, no menospreciando con cuestiones que están totalmente lejos del orden jurídico argentino. El conflicto penal fue resuelto de la mejor manera posible y el orden jurídico ha sido aceptado de buena manera por todos”, cerró.

Fuente: Análisis Digital

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here