Vis á Vis en la legendaria sinagoga de Tánger, Marruecos

0
397

El director de Vis á Vis, Gustavo Szpigiel, estuvo en la rue Cheikh El Harrak donde está ubicada desde hace más de cien años la Sinagoga Nahon de Tánger, que tiene este nombre debido a que fue construida e inaugurada en 1878 por el prestigioso banquero Moisés Nahon.

Es la Sinagoga más hermosa de Marruecos y una de las más majestuosas del mundo. De su techo cuelgan casi cincuenta lámparas de plata y en la bancada, los asientos aportan el nombre de cada miembro que en 1925 tenía derecho a lugar fijo en el templo.

El estilo de la sinagoga Nahon de Tánger estilo es de arte mudéjar, combinando el estilo gótico con el islámico. Combina columnas salomónicas con ornamentación mudéjar en yeso, telas con salmos de la Tora bordados a mano y maderas nobles talladas.

Ha sido reconstruida y convertida en museo siendo depositaria de los objetos de culto de las demás sinagogas ya desaparecidas (la ciudad llegó a tener quince sinagogas).

Tánger, crisol de culturas, acogió en su día una gran comunidad judía.

Ya desde antes de la expulsión de los Reyes Católicos de 1492, los judíos sefardíes se habían ido marchando desde España hacia Marruecos. En Salé, en Fez, en Casablanca, y sobre todo en el norte de Marruecos, se instalaron miles de judíos sefarditas, llevando con ellos sus costumbres, tradiciones y su lengua, que allí derivaría en lo que se conoce como la “haketia”.

La ciudad de Tánger es de las pocas de Marruecos que no tiene “Mellah”, nombre con el que se bautizó a las juderías , y que también significa sal. Sin embargo, llegó a contar con más de diecisiete mil judíos, de los que hoy apenas quedan unos ciento ochenta.

A mediados del siglo XX, Tánger tenía varias sinagogas en uso, un hospital propio (el hospital Benchimol), el casino, el matadero para tener su comida kosher, dos cementerios (el antiguo y el nuevo), un tribunal…en definitiva todos los ingredientes necesarios para que funcionara a la perfección la comunidad.

Después de la independencia de Marruecos, en el año 1959 comenzó la diáspora judía de Marruecos, y en Tánger apenas quedan a día de hoy unas ciento ochenta almas. Su sinagoga principal sigue celebrando el Shabat y reuniendo a la escasa comunidad que hoy pervive en la ciudad.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here