Se utilizó un sistema robótico en una cirugía de reemplazo articular por primera vez en Israel

0
264

La operación, que se llevó a cabo el lunes en el Centro Médico Hillel Yaffe de Hadera, fue realizada con un brazo robótico controlado por el cirujano, algo que permite una mayor precisión. El Dr. Yaron Berkowitz, director del departamento de ortopedia del hospital, es quien realizó la intervención, y explica que un reemplazo de rodilla es realizado debido a abrasiones en el cartílago que cubre la articulación.

Brazo quirúrgico.

Brazo quirúrgico.
(Hillel Yaffe)
La cirugía remueve el hueso dañado y piezas de cartílago y los reemplaza con implantes artificiales. El éxito o fracaso del procedimiento depende de la localización exacta del implante, lo cual determinará el rango de movimiento y el nivel del dolor del paciente”, dice.
El sistema robótico que realiza el procedimiento opera en dos etapas: la de análisis y de ejecución. En la primera, se produce una imagen en 3D de la articulación junto con un análisis del posicionamiento óptimo de los implantes.
En la fase de ejecución, el cirujano es asistido con un brazo robótico que tiene conectado un elemento cortante. El aparato, que será usado por cirujanos de Hillel en reemplazos de rodilla y cadera, no permite que el cirujano se desvíe del plan diagramado, y se inhabilita si hay una diferencia entre el plan y la ejecución.
“La nueva tecnología nos permite tener una precisión de hasta medio milímetro, lo cual provee mejores resultados clínicos y una rehabilitación más breve. Como cirujano, la diferencia entre trabajar con o sin el sistema es considerable. Hay excelentes sistemas de planeamiento en Israel, pero esta es solo la primera etapa del procedimiento”, detalla el Dr. Berkowitz.

Brazo quirúrgico.

La primera etapa es de análisis y planeamiento.
(Itai Amikam)
“La gran ventaja del sistema que comenzó a ser usado esta semana es la ejecución exacta del plan. Con su ayuda, tengo una devolución inmediata sobre el modo de acción más apropiado”, agrega. Otra cirugía con robot fue realizada para reemplazar una articulación de rodilla en un centro médico privado.
A diferencia del que fue usado en Hillel Yaffe, el robot de la compañía Stryker tiene un brazo que previene las vibraciones, al final del cual está el elemento cortante. El robot asistió al Dr. Vadim Benkovich, director de la unidad de trasplantes de cadera y rodilla en el Hospital Soroka y fundador del Centro Israelí para la Salud de Espalda y Articulaciones, a analizar una paciente de 65 años que sufría una erosión del cartílago que le causaba dolor severo y restricciones en el movimiento.
El Dr. Benkovich realizó una cirugía parcial de reemplazo de la articulación durante la cual el implante fue colocado solo en un área. El doctor explica que pese a que el reemplazo parcial de rodilla garantiza una rehabilitación más rápida y un rango de movimiento más natural, no es una operación realizada con regularidad en Israel.

Brazo quirúrgico.

El brazo brinda una precisión de hasta medio milímetro.
(Itai Amikam)
“Los cirujanos evitan reemplazos parciales porque requieren un mayor nivel de precisión, ya que el lado reparado debe ser perfectamente compatible con el que permanece. Es como reemplazar la pata de una mesa: es más fácil reemplazar las cuatro que una sola”, elabora. “La tecnología de planeamiento quirúrgico es muy avanzada, pero al final de cuentas el cirujano sostiene un aparato parecido a un taladro poderoso y que vibra. Por más que intente, no puede ser 100% preciso”, agrega el Dr. Benkovich. El brazo robótico se coordina con el programa quirúrgico y no permite que el cirujano se desvíe de él, asegurando una máxima precisión en la operación. “Uso un trípode inteligente que controla las acciones, y me puede detener si es necesario”. Los estudios clínicos que examinan los resultados de la tecnología quirúrgica descubrieron que el uso del brazo reduce la necesidad de una segunda operación. Datos recolectados de 432 reemplazos de rodilla mostraron que realizar la cirugía con un dispositivo robótico reducen la necesidad de una nueva en un 5.4% tras cinco años.

Brazo quirúrgico.

«La gran ventaja del sistema es la ejecución exacta del plan».
(Hillel Yaffe)
“Hay casos duros en los que realizar una cirugía estándar es complicado debido a operaciones pasadas, deformidad como resultado de un accidente, o porque el sobrepeso del paciente causa que el acceso a la articulación sea difícil. En estos casos, la tecnología da una gran ventaja. Una reducción del 5% en repetición de cirugías es algo importante para los pacientes”, agrega Benkovich.
-¿Cree que dejaremos de necesitar a los cirujanos en el futuro? Todo avión tiene un piloto automático, pero ninguno de nosotros estará de acuerdo en que no tengan piloto. El dispositivo me ayuda a ser preciso y me da una devolución acerca de mi nivel de desempeño, pero mi mano es el que lo opera al planear y ejecutar el procedimiento.
-Usted es gerente de una unidad en un hospital público, pero realizó el procedimiento en un centro médico privado. ¿No le preocupa que este será un procedimiento disponible solo para quienes tienen los recursos? No analizamos a oligarcas, sino a gente como yo con cobertura médica privada o suplementaria que cubrió los costos. Los avances tecnológicos no llegan a todos lados uniformemente. El dolor ortopédico y de articulaciones tienen soluciones. Mucha gente del público vive en negación del dolor y las restricciones que causa. He analizado gente que no ha dejado sus hogares por diez años, y el día de la cirugía ya está de pie.
-¿Cuánto nos costará? En el Centro Médico Bat Yam, la cirugía puede ser financiada solo por un seguro médico privado, y será realizada para cualquiera que pueda proveer el Formulario 17 de su fondo de seguro médico.
Fuente: Ynet

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here