Empresa israelí busca producir alimentos con proteínas provenientes de las moscas

La compañía ‘Flying Spark’ recibirá una inversión de una compañía tailandesa que produce atún en lata. Esto obedece a la preocupación de que las existencias de atún se reducirán enormemente -e incluso se agotarán- la próxima década, y habrá necesidad de encontrar fuentes alternativas.

¿Se estará acercando el día en el que comamos sustitutos de carne y de pescado, y en el que obtendremos las proteínas que necesitamos de otras fuentes? Al menos de acuerdo con la inversión que recibió recientemente la empresa israelí de tecnología de la alimentación, la respuesta es sí.
La empresa Thai Union de Tailandia, una de las más grandes del mundo de atún en lata y mariscos, cuya facturación anual asciende a 4.000 millones de dólares, ha firmado un acuerdo de inversión por 10 millones de shekels (casi 3 millones de dólares) con la empresa israelí de tecnología de la alimentación ‘Flying Spark’, del Grupo ‘The Kitchen’, de la compañía Strauss, y la Dirección de Innovación de Israel.
La empresa ha encontrado una solución a la carencia de proteínas en el mundo: producir la proteína a partir de larvas de la mosca de la fruta mediterránea. Con motivo de la firma del acuerdo de inversión viajaron a Israel el jefe de innovación global y el director de investigación y desarrollo de la empresa tailandesa, que domina el 15 por ciento del mercado internacional de atún. En Israel se reunieron con Ofra Strauss, la directora de la empresa del mismo nombre, y participaron en un congreso de tecnología de la alimentación en el hangar 11 del puerto de Tel Aviv.

Una empresa israelí busca producir alimentos con proteínas extraídas de las moscas

Una empresa israelí busca producir alimentos con proteínas extraídas de las moscas
(Ynet)
La búsqueda de alternativas por parte de los productores de proteína anima, obedece a la preocupación de que las existencias de atún se reducirán enormemente -e incluso se agotarán- la próxima década, y habrá necesidad de encontrar fuentes alternativas sostenibles a fin de alimentar con proteínas a la población mundial. La solución de ‘Flying Spark’, que se prevé que el año que viene alcance un nivel comercial, consiste en producir proteínas de alta calidad a partir de larvas de la mosca de la fruta, con lo que se busca ahorrar enormes recursos de agua y de suelo, así como daños al medio ambiente, como la emisiones de gases de efecto invernadero en el caso de la cría de ganado.
La proteína alternativa de la empresa israelí viene en forma de polvo blanco sin sabor ni olor, es muy adecuado para ser procesado en la industria alimentaria, y contiene un 70 por ciento de proteína y un 12 por ciento de minerales -entre ellos calcio, hierro y magnesio-, e incluso fibras. El fundador de la empresa, Eren Gronij, manifestó: “Nos emociona tener el reconocimiento de uno de los mayores productores de proteínas del mundo”.
Fuente: Ynet

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here