Condecoran a un soldado 17 años después de haber perdido a sus padres en un atentado

0
287

El joven tenía sólo tres años cuando perdió a sus padres en un ataque terrorista al norte de Ramallah. Su abuela afirmó: “Dormí cinco años a su lado. Atravesamos por una etapa muy difícil”. Hoy será condecorado por su servicio en la unidad de Inteligencia militar.

‘I’ (su identidad no puede ser revelada), un soldado de la unidad de Inteligencia de las FDI, tenía sólo tres años cuando perdió a sus padres en un atentado en el cruce Shila, al norte de Ramallah. ‘I’ fue herido gravemente en el ataque, pero sobrevivió. Hoy recibirá una condecoración por Rosh Hashaná del comandante del Mando Sur de las FDI, Hertzi Halevi.
En agosto del año 2002, viajaban en su vehículo los padres junto a sus hijos: ‘I’, de tres años de edad, y su hermano, de 8 meses, hacia el asentamiento Ali, en Mateh Biniamín, luego de cenar en la casa de los abuelos maternos de ‘I’, ubicada en uno de los poblados de Sdot Haneguev.
En esa época, Israel atravesaba por momentos difíciles debido a la ola de atentados terroristas en Judea y Samaria.

Hertzi Halevi, comandante del Mando Sur de las FDI

Hertzi Halevi, comandante del Mando Sur de las FDI
(Ynet)
Cuando arribaron al cruce Shila, terroristas palestinos abrieron fuego contra el vehículo en el que se trasladaba la familia. El padre y la madre, que estaba embarazada, murieron en el ataque. ‘I’ y su hermano sobrevivieron y fueron adoptados por los abuelos maternos.
Un año atrás, ‘I’ ingresó a la unidad de Inteligencia del Mando Sur de las FDI. Hoy recibirá una condecoración por su tarea en el ejército.
En declaraciones para Ynet, la abuela del soldado se refirió a la emoción que sintió al enterarse que su nieto sería condecorado. “Me dije a mí misma: ‘lo logramos’”. Y agregó que ‘I’ “es un joven tímido, modesto y trabajador; no por nada está en la unidad de Inteligencia. También su comandante cree que es muy capaz y que le espera un buen futuro en el ejército”.
La abuela también se refirió a la tragedia que sufrió la familia. “No fue fácil lidiar con el asunto, dormí a su lado durante cinco años. Atravesamos por un momento muy difícil”. Y añadió que “nosotros y los abuelos paternos criamos juntos a nuestros nietos y estuvimos a su lado todos estos años”. La abuela señaló, además, que “después del atentado, abandoné mi trabajo y me dediqué exclusivamente a la crianza de mis nietos”.
Fuente: Ynet

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here