Confirmaron 36 años de prisión para el asesino de una estudiante israelí en Australia

0
148

Un tribunal de Melbourne condenó al australiano Codey Herrman a 36 años de prisión por la violación y el asesinato de la estudiante israelí Aya Maasarwe en enero.

Herrmann se declaró culpable a principios de este año del brutal crimen de Maasarwe, de 21 años, cuando volvía a su casa.

“Las mujeres deben ser libres de caminar solas por las calles sin temor a ser atacadas violentamente por un extraño”, dijo la jueza del Tribunal Supremo Elizabeth Hollingworth en su discurso de sentencia.

El abogado de Herrmann había afirmado ante el tribunal que su cliente merecía indulgencia ya que sufría de un trastorno de personalidad como resultado de un trauma infantil. Sin embargo, la jueza respondió que la condición mental de Herrmann era una razón más para que el tribunal se asegurara de proteger a la sociedad.

Herrmann 

El cuerpo de Aya fue encontrado por transeúntes cerca de una parada de tranvía en Melbourne el 16 de enero, horas después de que fuera violada de camino a su casa.

Maasarwe, oriunda de la ciudad árabe israelí Baqa al-Gharbiya, había estado estudiando en la Universidad de La Trobe en Melbourne durante cinco meses en un programa de intercambio de la Universidad de Shanghai, en China, y fue atacada mientras hablaba con su hermana menor en Israel.

El asesinato de la estudiante conmocionó a los australianos y planteó una serie de interrogantes sobre la seguridad de las mujeres en las calles de la ciudad.

Vigilia en memoria de Aya Maasarwe en Melbourne, el 18 de enero de 2019

La familia Maasarwe lanzó el domingo un programa de becas para médicos palestinos en el nombre de Aya, y su padre Saíd dijo a The Guardian que no busca desquite: “Nuestra brújula no es la venganza. Pensamos todo el tiempo, nuestra mente, nuestra brújula es positiva, no negativa”.

El padre y su hija Nur expresaron la esperanza de que, tras el asesinato de Aya, las autoridades australianas hicieran más para prevenir el crimen. La familia también expresó su tristeza y decepción por la decisión del tribunal de dar a conocer los detalles: “Pedimos al tribunal que no publicara los detalles del asesinato pero la corte no se preocupa por nuestros sentimientos o nuestra cultura”.

“Fue muy difícil verlo en las noticias”, añadió Nur. “Ya sabemos lo que sucedió…es mi hermana y también mi mejor amiga…fue muy, muy difícil”.

“Siempre sonreía. Recuerdo su optimismo. Era muy sensible. Trato de volver a mi vida, de vivir una vida normal, pero no es fácil, porque en cada lugar que voy, en cada chica que veo, recuerdo a Aya”, concluyó su padre.

 

Vía The Times of Israel / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here