La última vela de Januca se encendió en Kurdistan

La comunidad judía de Kurdistán se reunió en la ciudad de Al-Qosh, en el Kurdistán iraquí, para el encendido de la última vela de Janucá.
Ranj Cohen, un judío kurdo que participó del encuentro, le explicó a Kurdistan 24 que la comunidad judía de la región del Kurdistán celebra anualmente la ceremonia en el lugar donde se encuentra la tumba del profeta Nahum para encender la novena y última vela de Janucá.

Hemn Faraydun, otro miembro de la comunidad judía presente en la ceremonia, manifestó que «la convivencia siempre ha sido uno de los privilegios de la región del Kurdistán», y señaló que diversas comunidades religiosas, como los judíos, los cristianos y los musulmanes “viven juntos en paz”.
«Cuando el Estado Islámico (EI) atacó las principales ciudades de Irak, matando a las minorías religiosas y destruyendo sus templos, saqueando sus posesiones y símbolos de adoración, la región del Kurdistán era el único lugar seguro al que el grupo terrorista no podía llegar», agregó Faraydun.
“Las fuerzas kurdas han estado protegiendo a Al-Qosh desde el comienzo de los ataques de ISIS. Y el Gobierno Regional de Kurdistán (KRG, por sus siglas en inglés) está renovando la ciudad”.
Cuando el llamado Estado Islámico controlaba grandes extensiones de territorio en Irak en 2014, la población judía en gran parte del país se vio obligada a refugiarse en la región del Kurdistán o a emigrar al extranjero para escapar del extremismo religioso y la inestabilidad política.
Kurdistán es el hogar de varios grupos étnicos y religiosos. Musulmanes, cristianos, judíos, yazidíes, zoroastrianos, kakai, bahaíes y mandeos tienen representantes en el Ministerio de Asuntos Religiosos.

Ynet en Español

2 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here