El primer bar kosher en la antigua Unión Soviética que sirve cócteles y da clases de Torá

Como judía ortodoxa, Aryeh Rov tenía poco interés en la rica y vibrante escena de bares de esta ciudad portuaria.

Por un lado, la mayoría de las bebidas que se sirven en los bares de Odesa no son Kosher, lo que limita su elección a unas pocas marcas certificadas. Tampoco se siente “a gusto” en un bar.

“Una persona que usa una Kipá resalta en lugares como ese. Evidentemente, una pareja judía ortodoxa “, dijo Rov, de 40 años y casado.

Pero eso cambió en agosto, cuando Rov asistió a la apertura de Kosher Bar, que según sus propietarios es el primer establecimiento de bebidas con certificación Kosher en la antigua Unión Soviética.

“Es una gran adición a las actividades nocturnas”, expresó quien ahora va allí regularmente con su esposa en las citas nocturnas y, a veces, en otras noches con amigos.

El mostrador de mármol en forma de zigzag, que está diseñado para facilitar el contacto visual entre los clientes, tiene 20 asientos y los sofás tienen capacidad para otros 15. En total, los 1.300 pies cuadrados de espacio del bar tienen una capacidad de aproximadamente 100 personas y cuentan con un patio y una pista de baile.

La selección de música es ecléctica pero judía, desde el grupo israelí de rock dance HaDorbanim, cuyas letras sobre la vida nocturna de Tel Aviv son todo menos castas, hasta las lamentaciones rítmicas del cantante jasídico Avraham Fried, quien entrega sus números en hebreo con una fuerte pronunciación Ashkenazi.

Los miércoles por la noche, el bar suele estar repleto de miembros de un grupo informal de estudio semanal de la Torá dirigido por el ruso Eliyahu Hussid, un rabino local y artista de standup.

Los jueves, los clientes disfrutan del kugel casero junto con algunos de los cócteles originales del Kosher Bar que llevan el nombre de judíos que tienen conexión con Odesa o Ucrania. El Sholem Aleijem (tequila, jugo de piña, limón y jarabe) lleva el nombre del famoso escritor yiddish. También está el Meir Dizengoff (un brebaje de aguamarina afrutado a base de ginebra que se sirve con espuma encima para evocar la playa de Tel Aviv) llamado así por el primer alcalde de esa ciudad.

Obtener una bebida Kosher no es un problema en Odesa, una ciudad que alberga a unos 40,000 judíos y que tiene seis restaurantes Kosher, cada uno de los cuales sirve alcohol. Muchas marcas de licor fuerte, incluyendo vodka, ginebra y whisky, están certificadas como Kosher o aceptadas como tales por muchos judíos supervisando. Los cocteles, sin embargo, generalmente requieren la certificación de un Mashgiach, un rabino cuyo trabajo es asegurarse de que los productos y las instalaciones utilizadas para preparar alimentos y bebidas sean Kosher.

Pero un bar que es 100% certificado Kosher, con sus propias bebidas de la casa, nunca existió en ningún lugar de la antigua Unión Soviética, según David Roitman, el empresario ucraniano-israelí que abrió Kosher Bar con su socio comercial, Shimshon Korits.

Hay una buena razón por la cual el experimento de Roitman no se ha probado antes: para obtener la certificación Kosher, la barra debe importar gran parte de sus ingredientes de Israel, lo que aumenta los costos. Kosher Bar es significativamente más caro que la mayoría de los otros bares locales, con cócteles caseros que cuestan alrededor de USD 8.50, un lujo costoso en un país donde el salario mensual promedio es de aproximadamente USD 330.

Además, Kosher Bar está cerrado en momentos clave del fin de semana debido a Shabat, lo que disminuye la rentabilidad. Durante el período académico de vacaciones de primavera, un momento crucial para bares y pubs, la observación de las leyes dietéticas de la Pascua de Kosher Bar significa que solo puede servir algunos vinos.

Kosher Bar tampoco tiene una clientela cautiva, de los aproximadamente 40,000 judíos de Odesa, la mayoría de ellos no son observadores. El negocio depende de una mezcla de judíos locales, turistas israelíes y judíos, y turistas no judíos que “buscan una experiencia auténtica” en una ciudad donde la población estaba conformada aproximadamente por un tercio de judíos antes del Holocausto, dijo Roitman.

Roitman también espera que el bar atraiga a los no judíos a través de un alto nivel de servicio. Los mejores camareros israelíes ayudaron a capacitar al personal durante semanas antes del lanzamiento.

Aún así, “el resultado financiero es un poco complicado”, admitió Roitman. Se negó a decir si el establecimiento es rentable, diciendo que eso solo se hará evidente a finales de este año.

“Pero nos arriesgamos por hacerlo”, afirmó Roitman, quien considera que Kosher Bar es un piloto para un modelo que espera que pueda implementarse en la antigua Unión Soviética, que alberga a aproximadamente 500,000 judíos.

“Esto no es solo un bar sino una institución comunitaria. Un lugar saludable al que usted y sus amigos pueden traer a sus hijos después de una simcha [celebración]”, expresó. “Creo que realmente puede hacer la diferencia”.

Por ahora, Roitman dice que si la barra solo cubre sus propios gastos generales y costos de apertura, “Dayenu”, la palabra hebrea para “eso sería suficiente”.

Roitman, de 40 años, emigró cuando era niño a Israel desde Odesa, donde su familia había vivido durante al menos cinco generaciones. Dijo que lo considera como un deber personal ayudar a reconstruir la comunidad que dejó atrás.

“Después del Holocausto, y después del comunismo, fui la última persona viva que llevaba el nombre de mi familia”, dijo. “Si no hubiera formado una familia judía, se habría perdido éste para el pueblo judío. Algunos fueron asesinados por los nazis. Otros murieron como soldados del Ejército Rojo. Entonces, mi llegada y apertura de un bar para la comunidad significa mucho ”.

El propietario de varias empresas comerciales, Roitman, un padre de cuatro hijos de 40 años que vive en Jerusalén, puede permitirse apostar algo de dinero en un proyecto con rentabilidad limitada.

Desde 2015, su fábrica en Odesa, David Roitman Luxury Tallit, ha estado fabricando algunos de los artículos de Judaica más caros del mundo, incluidos los exóticos yarmulkes de piel de cocodrilo, serpiente y avestruz.

“Cuando vivía en Nueva York, no podía creer cómo algunos judíos usaban trajes de diseñador que valían decenas de miles de dólares, y luego se golpeaban la cabeza con un trapo arrugado y lo llamaban su Kipá”, dijo. “Decidí que podíamos hacerlo mejor y hemos estado avanzando a pasos agigantados, Baruj Hashem”, dijo, usando una frase hebrea que significa “Dios sea bendecido”.

 

Vía JTA / Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here