Google homenajeó a Irena Sendler, la enfermera que salvó a más de 2500 niños del Holocausto y que ayer hubiese cumplido 110 años

Este sábado 15 de Febrero, Irena Sendler hubiera cumplido 110 años. Y Google decidió homenajearla presentando un doodle (alteración temporal del logo tradicional, por un evento extraordinario) alegórico.
Sendler fue una enfermera y trabajadora social polaca, que durante la Segunda Guerra Mundial salvó a más de 2500 niños judíos condenados a ser víctimas del Holocausto.
Nació el 15 de febrero de 1910 y falleció el 12 de mayo de 2008, con 98 años. Hoy sería el cumpleaños número 110 de una mujer que arriesgó su vida en el ghetto de Varsovia con el objetivo de salvar a los niños que estaban en manos de los nazis.
Los dictadores descubrieron lo que estaba haciendo Irena y la torturaron hasta que ella les dijera dónde tenía escondidos a los niños que había salvado. Pero la enfermera nunca reveló ese secreto, y fue condenada a la pena de muerte, pero camino al lugar de la ejecución, un soldado la dejó escapar. La dieron por muerta, hasta que encontraron su tumba vacía.
Finalmente, la enfermera polaca nacida en Varsovia, recibió una gran cantidad de premios por sus actos nobles durante la Segunda Guerra Mundial. Terminó viviendo en un asilo de su ciudad natal hasta los 98 años.
Historia: Por Daniel Lara Farías
Irena Stanisława Sendler nació en Varsovia, Polonia el 15 de febrero de 1910. Era una simple enfermera que como trabajadora de la Oficina de Bienestar Social de su país,era una más que asistía a los más necesitados. Ese era su trabajo cuando en 1939 Hitler decidió invadir Polonia. La invasión a Polonia no solo fue el detonante de la Segunda Guerra Mundial, sino también el inicio de la infame ocupación del país natal de nuestra heroína. Eso significaba la imposición del régimen nazi y sus infames leyes raciales y de persecución a los judíos. Como resultado de la ocupación,entre las leyes impuestas se PROHIBIA cualquier tipo de ayuda social a los judíos. Ante esto,nuestra Irena se indignó y pasó a la acción: con varios compañeros,se dedicó a falsificar documentos cambiando identidades de judíos,para seguir ayudándolos. Pero en 1940,los nazis que ya habían obligado a los judíos a vivir en el guetto de Varsovia,restringieron aún más la vida de estos al impedir entrar o salir a terceros. Allí,Irena logró obtener credenciales para entrar y salir como «ayudante sanitaria». Aquí,inicia la hazaña: Irena quería ayudar a los más vulnerables: los niños. Empezó a tejer una red de solidaridad clandestina para conseguir certificados de identidad falsos que permitiera sacar a los niños y ubicarlos con familias polacas,orfanatos,conventos y monasterios. Gracias a la Iglesia católica pudo conseguir incluso falsas actas de bautismo, cupo en orfanatos bajo control de la Iglesia, etc. Pero cada vez había menos recursos para administrar en su oficina, ante el recrudecimiento de la guerra. Es allí donde aparece la organización Zegota. Zegota era una organización clandestina creada por no-judíos. Su fin: ayudar a los judíos a salvarse de la persecución nazi. Irena Sendler se integra a esta organización y se encarga del comando de ayuda a la infancia, para seguir con su labor ya iniciada. Irena Sendler tuvo una frenética actividad para buscar de cualquier forma posible salvar la mayor cantidad de niños. Además, le angustiaba tener documentada la identidad real de los niños,sus sitios de acogida y los nombres de sus padres, para poder reunirlos después de la guerra. Para lograr esto, Irena tuvo una idea: hizo listas de nombres con los datos bajo signos y encriptándolos con un método propio. Escondió las listas en un frasco que enterró en el jardín,cerca de un manzano,para saber donde buscarlos después.
Pero…los nazis la habían detectado ya.
El 20 de octubre de 1943 Irena Sendler fue arrestada por la Gestapo. Torturada para que revelara la red clandestina y la ubicación de los niños rescatados, cosa que no hizo. La condenaron a muerte. Fue llevada al paredón. Pero la red Zegota no la iba a dejar morir. Y no murió.
Durante 3 meses, la red se encargó de pagar sobornos que evitaran la muerte de Irena. Cuando todo parecía perdido, en ruta al lugar de ejecución, un oficial a cargo la golpeó y la dejó tirada en el camino.
Escapó. Días después,leyó en la prensa la noticia de su ejecución.
Salvando milagrosamente su vida, cambio de identidad y siguió clandestina hasta el fin de la guerra. Su hazaña junto a Zegota salvó la vida a más de 2500 niños. Su labor fue reconocida por el Estado de Israel y en 1965 recibe el título de Justa entre las Naciones por
Yad Vashem
¿Por qué no se conoce la historia de Irene Sendler tanto como otras? Pues porque aparte de ser antinazi, fue una ferviente anticomunista. El régimen comunista polaco mantuvo la historia en el ostracismo. Pero en 1999,unas estudiantes de Kansas hallaron su historia al hacer tareas. Irena Sendler es un ejemplo de que dentro del horror de la guerra sí hubo quien se negó a callar, a hacer la vista a un lado. Sí hubo quien contrarió y decidió salvar vidas. No todo fue silencio y complicidad.
Hubo gente buena que ayudó. Y siempre la hay.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here