¿Les alcanzará para ganar las elecciones de la AMIA? Por Gustavo Szpigiel

Elecciones AMIA
Elecciones en AMIA

Queda menos de un mes para las elecciones de la AMIA y son tres las agrupaciones que se presentarán con la intención de conducirla luego del 5 de abril.

Las listas de candidatos podrán presentarse hasta el viernes 20 de marzo a las 12.

Según lo establece el Art. 56 de los Estatutos, podrán votar los asociados activos que hayan cumplido un año de antigüedad al día de la elección y hayan pagado todas sus cuotas hasta ese momento. Los socios activos de antigüedad mayor a un año, pero no menor de 15 meses, tendrán derecho al voto siempre que no estén atrasados en el pago de sus cuotas sociales en más de tres meses.

El Bloque Unido Religioso (BUR), actualmente el oficialismo, remarca constantemente la gestión y el trabajo que hacen en pos de la continuidad judía. Por ahí pasa su slogan de campaña. Hay una mesa de trabajo que integran Ariel Eichbaum, Eliahu Hamra, Guillermo Borger y Natalio Fichelson, entre otros, con el liderazgo indiscutido del Rab Levín.

UNA AMIA, la agrupación que tiene como candidato a Alejandro Kladniew, viene haciendo una campaña mediática desde hace muchos meses. En las últimas semanas le agregó territorio y conforma una coalición con instituciones socio deportivas y algunas listas históricas como AVODÁ o Fundación Judaica, que en anteriores elecciones apoyaron al BUR, pero que esta vez optaron por acompañar a la lista que tiene ex dirigentes históricos como Luis Grynwald o Mario Sobol en la estrategia de campaña. También están los Rabinos Bergman y Alejandro Avruj, entre otros.

SOMOS AMIA es la lista que, muchos dicen, va a decidir las elecciones. Por propio mérito de votos o porque alguna de las otras dos listas va a necesitar sus votos para ganar. Sorprendió con la irrupción de Batia Nemirovsky como primera candidata a presidenta de la historia de la AMIA y subió decididamente al ring. Lo tiene a Sergio Pikholtz como uno de sus principales estrategas. Mercaz junto a Likud, Unidad Comunitaria y el Movimiento Sionista Apartidario son sus principales aliados.

Para el microclima de la política comunitaria es una elección fundacional, pero para el judío común y corriente, ¿es así?

El socio de AMIA, que hasta en algunos casos no sabe si está al día o si es socio, ¿está interesado en el RAT (Asamblea de Representantes)? ¿Sabe qué ofrece cada lista para ir a votar ese domingo? ¿O cree, como sucede en la política nacional, que gane quien gane, nada le va a cambiar la vida?

Las tres agrupaciones tienen equipos profesionales para la campaña, pero difieren en la estrategia.

El BUR ha mostrado lo hecho en su gestión y es ahí donde están seguros que pueden sacar ventajas ya que la AMIA tuvo un crecimiento sustancial en los últimos tiempos. De esa manera ha sorteado los golpes que le intentó propinar UNA AMIA. Todavía no hay un candidato a presidente (es habitual esta práctica en el BUR) y exaltan la gestión por sobre las personas, destacando la recuperación de los institutos Agnon y Melamed, pasando de 8 alumnos inscriptos cuando asumieron a 200 hoy, el servicio de empleo que es el más importante del país a nivel privado y las actividades en cultura, ya que más de 100 mil personas asisten a espectáculos artísticos, conferencias y cursos en todos el país. “Antes se cerraban instituciones, durante la gestión del BUR se inauguraron 7 nuevas escuelas”, dicen en los spots que se han viralizado, y remarcan las actividades para 6 mil jóvenes y el gran trabajo del Vaad Hakehilot presidido por el secretario de cultura de AMIA, Eliahu Hamra, dialoguista por naturaleza y gran articulador, quien trabaja con las comunidades del interior y es reconocido como uno de sus grandes valores, incluso por el presidente de DAIA Federal, el referente de Entre Ríos, Pablo Soskin.

Su fortaleza radica en la cantidad de votantes que ya tienen y, según dicen desde el BUR, llegado el momento los van a votar porque confían en la gestión. Hay nombres que suenan como candidatos aunque tampoco se descarta una sorpresa como presidente en caso de ganar.

Por el lado de UNA AMIA viene haciendo una tarea muy importante desde hace casi un año. Es el primero que «salió a la cancha”. Fue de menor a mayor y enseguida nombró un candidato. Alejandro Kladniew, ex presidente del Hogar LeDor Vador y director del Joint. Han nucleado a 42 instituciones entre sociodeportivas, agrupaciones políticas y comunidades no ortodoxas. El objetivo máximo de campaña es la búsqueda de votantes y por eso están recorriendo las instituciones, trabajando en territorio luego de una gran inversión económica en redes, medios y merchandising. “Queremos una AMIA amplia, plural y abierta”, dice Kladniew.

Las propuestas son educación judía de calidad para quienes no la tienen, y que aquellos que no puedan pagar la cuota lo puedan hacer. Un acto (atentado a la AMIA), todos unidos por justicia y verdad. Prioridad hacia la igualdad de género implementando la secretaría del área. Cultura más cerca llevándola a los barrios de la ciudad y Gran Buenos Aires, cuota participativa, cada socio podrá elegir a comienzos de cada año a qué programa social o educativo desea volcar el dinero. En cementerios apuntan a un plan de contención en los momentos más difíciles, ayuda social, transparente y universal. Apuestan a la presencia masiva de votantes para lograr el triunfo.

Y la candidata menos esperada surgió desde SOMOS AMIA, la agrupación sionista que decidió que Batia Nemirovsky sea la primera mujer que encabece una lista en la historia de la AMIA.

De una extensa actividad comunitaria, tanto profesional como voluntaria, muy ligada a la red de escuelas, al movimiento conservador y a la primera institución creada por Marshall Meyer en Argentina, se desempeñó como Directora General del Consejo Central de Educación Judía de la República Argentina y del Departamento de Educación de AMIA. En entrevistas comunitarias y nacionales, y también en sus redes sociales, han expresado que son una alternativa a los extremos y que trabajan para lograr una mesa donde estén absolutamente todos los sectores desde el más laico al más ortodoxo.

En cuanto a las propuestas aseguran que trabajarán con un enfoque de género en todas las áreas y remarcan que en educación la asistencia debe darse de manera directa a las familias, solventando un porcentaje de la cuota. A su vez, más allá de las propuestas para la secretaria de la mujer, cultura, juventud, empleo y programas sociales, expresaron que en cementerios reformularán la resolución del 2007 para eliminar las restricciones actuales que dividen a los judíos para su lugar de entierro.

Creen en Batia como una gran traccionadora de votos por su historia comunitaria, su trayectoria, su idoneidad y por ser la primera candidata mujer en la historia de la AMIA en toda la historia.

La metodología y las estrategias son diferentes. ¿Le alcanzará a UNA AMIA con la extensa campaña realizada y su gran inversión económica? ¿A SOMOS AMIA con la decisión de nombrar a Batia Nemirovsky como candidata, pero con una campaña mucho más austera? ¿El BUR mantendrá la hegemonía de los últimos 12 años mostrando todos los logros de la gestión?

El 5 de abril se abren los sobres. Ahí se sabrá la verdad.

Gustavo Szpigiel
Director de Vis a Vis

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here