Coronavirus en Israel, hoy 2 de abril: 6.360 infectados, 107 en estado grave y 33 muertos

El número de muertes por coronavirus en Israel durante este jueves aumentó a 33 cuando pacientes de Ashkelon y Tel Aviv sucumbieron al COVID-19, lo que supone un drástico crecimiento de los fallecidos en los últimos días.

La víctima 27 es un hombre de 77 años con condiciones preexistentes. Estaba siendo tratado en el Centro Médico HaEmek en Afula; la víctima 28 es un hombre de 95 años que estaba siendo tratado en el Centro Médico Sheba, Tel Hashomer, la víctima 29 es un hombre de 78 años que estaba siendo tratado en el Centro Médico Barzilai en Ashkelon; la víctima 30 es un hombre de 87 años que estaba siendo tratado en el Centro Médico Soroka en Beer Sheba. Fue el tercer residente de la residencia de ancianos de Mishan en morir de la enfermedad; la víctima 31 es un hombre de 72 años que estaba siendo tratado en el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv; la víctima 32 es un hombre de 77 años de edad de Ashkelon que había sido hospitalizado en el Centro Médico Barzilai; la víctima 33 es un hombre de 90 años, que estaba siendo tratado en el Hospital Ichilov de Tel Aviv.

Todas las víctimas del jueves han sido hombres de más de 72 años, y cinco de ellos tenían afecciones subyacentes, según los hospitales que anunciaron sus muertes.

El número de muertes se ha duplicado con creces desde el lunes, lo mismo que el número de personas con respiradores o en estado grave.

El director general del ministerio de Salud, Moshe Bar Siman-Tov, afirmó esta semana que espera que eventualmente haya “miles de muertos” en Israel, y otro funcionario del ministerio dijo el lunes que las autoridades se preparaban para tener que poner a 5.000 personas con respiradores.

Entre el recuento de casos está el ministro de Salud Yaakov Litzman, que dio positivo junto con su esposa Chava, según un comunicado de su oficina emitido el jueves por la mañana.

Casi uno de cada siete portadores del coronavirus son de la ciudad central predominantemente ultraortodoxa de Bnei Brak, que se ha convertido en un importante foco del brote, con unos 900 casos. Israel ha venido aplicando medidas cada vez más rigurosas para frenar la propagación del virus, exigiendo en general a los ciudadanos que se queden en casa, y está estudiando la posibilidad de imponer nuevas restricciones a Bnei Brak.

 

Vía Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here