Un niño de 13 años lideró, desde Estonia, un complot neonazi para bombardear sinagogas

División Feuerkrieg-antisemitismo
División Feuerkrieg-antisemitismo

El adolescente aparentemente era el líder de un grupo que estaba en contacto con supremacistas blancos de Las Vegas, donde planeaban llevar a cabo ataques en sitios religiosos.

Se llamó a sí mismo «Comandante» en línea. Con solo 13 años de edad fue líder de un grupo internacional neonazi vinculado a conspiraciones para atacar una sinagoga de Las Vegas y detonar un coche bomba en una importante red de noticias de Estados Unidos.

El niño que dirigió la División Feuerkrieg vivía en Estonia y aparentemente cortó lazos con el grupo después de que las autoridades en ese pequeño estado báltico lo confrontaron a principios de este año, según la policía y un informe de un periódico estonio.

División Feuerkrieg-antisemitismo
División Feuerkrieg-antisemitismo

Harrys Puusepp, portavoz del Servicio de Seguridad Interna de Estonia, comunicó el jueves que la agencia policial «intervino a principios de enero por «sospecha de peligro», y «suspendió las actividades de esta persona» en la División Feuerkrieg.

«Como el caso trató de un niño menor de 14 años, esta persona no puede ser procesada bajo la ley penal y en su lugar se deben usar otros métodos legales para eliminar el riesgo. La cooperación entre varias autoridades, y especialmente los padres, es importante para alejar a un niño del extremismo violento», explicó Puusepp, quien no especificó la edad del niño ni dio detalles sobre el caso.
El portavoz de la policía no identificó al niño como líder del grupo, pero filtró archivos de los chats en línea de los miembros de la División Feuerkrieg muestran que «Comandante» se refería a sí mismo como el fundador del grupo y aludía a ser de Saaremaa, la isla más grande de Estonia.
Un informe publicado el miércoles por el semanario estonio Eesti Ekspress mostró que los funcionarios de seguridad estonios habían investigado un caso que involucraba a un niño de 13 años que presuntamente dirigía las operaciones de la División Feuerkrieg en una pequeña ciudad del país. El periódico comentó que el grupo tiene una «estructura descentralizada» y el adolescente estonio no puede considerarse el líder real de la organización, pero sin duda fue una de sus figuras clave.

La Liga Anti-Difamación ha descrito a la División Feuerkrieg como un grupo que aboga por una guerra racial y promueve algunas de las opiniones más extremas del movimiento supremacista blanco. Formado en 2018, tenía aproximadamente 30 miembros que realizaron la mayoría de sus actividades a través de Internet, informó la ADL.

Oren Segal, vicepresidente del Centro de Extremismo de ADL, dijo que los niños no son solo un público objetivo para foros en línea que glorifican la supremacía y la violencia de los blancos. También mantienen dichos sitios, cautivados por su capacidad de unirse o influir en un movimiento internacional desde una computadora doméstica.
«Que los niños pequeños tengan esa sensación de pertenencia a un movimiento de odio es más común de lo que la mayoría de la gente piensa y es muy inquietante. Pero acceder a un mundo de odio en línea hoy en día es tan fácil como sintonizar los dibujos animados de la mañana del sábado en la televisión» expresó Segal.
Los miembros de la División Feuerkrieg se comunicaron a través de la plataforma en línea Wire. El FBI utilizó fuentes confidenciales para infiltrarse en los chats encriptados del grupo, según los registros de la corte federal.
Un grupo de trabajo conjunto contra el terrorismo del FBI en Las Vegas comenzó a investigar a Conor Climo, de 24 años, en abril de 2019 después de enterarse de que se estaba comunicando a través de Wire con miembros de la División Feuerkrieg, según un documento de la corte. Climo declaró a una fuente del FBI sobre los planes para incendiar una sinagoga y atacar una oficina local de ADL.
El joven de 24 años espera su sentencia luego de declararse culpable en febrero de posesión de un arma de fuego no registrada.
Otro hombre vinculado a la División Feuerkrieg, el soldado del ejército estadounidense Jarrett William Smith, se declaró culpable de haber proporcionado información sobre explosivos a un agente encubierto del FBI mientras estaba estacionado en Fort Riley, Kansas, el año pasado. Una declaración jurada del FBI mencionó que Smith, de 24 años, habló sobre atacar a una organización de noticias no identificada con un coche bomba. CNN informó que era el objetivo.

La ADL comentó que Smith estaba asociado con la División Feuerkrieg en el momento de su arresto. El grupo expresó su «consternación» sobre el arresto de Smith en una publicación cargada de improperios en su canal público de Telegram.

En marzo, un sitio web de izquierda llamado Unicorn Riot publicó ocho meses de charlas filtradas por miembros de la División Feuerkrieg. Después de que «Comandante» desapareció de la sala de chat del grupo en enero, otros miembros discutieron si había sido detenido o arrestado y especularon que sus dispositivos electrónicos habían sido hackeados.
Los mensajes no indican que otros miembros de la División Feuerkrieg sabían que el líder del grupo tenía 13 años, según Segal, quien agregó que la ADL también obtuvo de forma independiente los archivos de chat del grupo.
Basado en un comentario que el chico publicó en Wire, ADL enlazó «Comandante» a la plataforma de juegos Steam. La cuenta de Steam descifra su ubicación como una aldea en Estonia y su nombre de usuario como «HeilHitler8814».

La División Feuerkrieg ha sido parte de un ala creciente del movimiento supremacista blanco que abraza el «aceleracionismo», una filosofía marginal que promueve la violencia masiva para impulsar el colapso de la sociedad. El hombre que recientemente se declaró culpable de atacar dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, y de matar a 51 personas el año pasado, dedicó una sección de su manifiesto a este concepto.
El jefe de la oficina de la policía de seguridad de Estonia, Alar Ridamae, mencionó que los padres, amigos y maestros pueden ayudar a las autoridades a proteger a los niños del extremismo alimentado por Internet.

«Desafortunadamente, en la práctica hay casos en que los padres mismos han comprado literatura extremista para sus hijos, lo que contribuye a la radicalización», explicó Ridamae en un comunicado proporcionado a los medios de comunicación de Estonia el jueves.
Estonia, una ex república soviética que recuperó su independencia en 1991, se encuentra entre las naciones más avanzadas tecnológicamente de Europa. El país ha prestado relativamente poca atención al extremismo de cosecha propia. Pero el caso del extremista de derecha Anders Breivik, que mató a 77 personas en una masacre en Noruega en 2011, sirvió como un importante llamado de atención para los funcionarios de seguridad en la nación báltica de 1.3 millones de personas.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here