Avalancha de ataques antisemitas en Toronto, Canadá

La organización B’nai Brith Canada denunció una serie de graffitis antisemitas en el área del centro de Toronto durante la festividad de Pésaj.

Mediante un comunicado afirmó que fue notificada de pintadas que culpaban de la pandemia de COVID-19 a los judíos.

Este vandalismo causó daño en el garaje de una casa privada en Crawford Street, cerca de College Street y Ossington Avenue.

Al día siguiente se habían pintado las palabras “Los sionistas no son bienvenidos” con aerosol en una ubicación de Aroma Espresso Bar en College Street y Bathurst Street en Toronto, un área apenas a 10 minutos a pie del sitio del vandalismo anterior. El Bar Aroma es una cadena israelí.

La misma ubicación de Aroma había sido vandalizada con un mensaje de odio casi idéntico apenas una semana antes.

B’nai Brith ha denunciado los tres incidentes a la policía de Toronto, que está investigando el asunto.

Estos ataques antisemitas ocurrieron mientras se ha ordenado el cierre de negocios no esenciales en Ontario, aunque algunas ubicaciones de Aroma permanecen abiertas para servir bebidas y productos horneados únicamente.

“Es decepcionante que, si bien la mayoría de las personas están trabajando juntas ante la crisis, al menos una persona ha optado por difundir el odio”, dijo Michael Mostyn, director ejecutivo de B’nai Brith Canada. “Difundir mensajes antisemitas durante una festividad judía es un acto particularmente despreciable”, agregó.

En otra parte de Toronto, dijo B’nai Brith Canada, la escuela Ledbury Park Elementary and Middle fue desfigurada con esvásticas el 1 de abril.

Los atacantes también han aprovechado la pandemia de COVID-19 para reuniones judías en línea de “Zoombomb”, que incluyen un seminario web organizado por un grupo judío canadiense y una reunión organizada por una escuela judía de Vancouver.

A principios de este mes, una tienda de Judaica en Toronto que había cerrado debido al brote de coronavirus fue allanada y destrozada.

Aleph Bet Judaica, fundada en 1988 y ubicada en la calle Bathurst en el corazón de la comunidad judía de Toronto, sufrió la ruptura de sus ventanas y el vaciado de su caja registradora a altas horas de la madrugada, cuando no había ningún empleado en el lugar.

Los datos publicados por Statistics Canada en julio descubrieron que los judíos canadienses eran el grupo más objetivo de crímenes de odio en 2018, una tendencia que continúa desde los dos años anteriores.

En total, la policía de Canadá informó de 347 delitos de odio contra miembros de la comunidad judía en 2018, ligeramente por debajo de la cifra de 360 ​​de 2017. Sin embargo, los delitos de odio antisemitas representaron el 19% del total nacional, a pesar de que los judíos representan solo alrededor del 1% de la población canadiense.

 

Vía Enlace Judío

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here