Israel es uno de los 8 países que participa de la «alianza de países inteligentes» que han logrado frenar el coronavirus

Alianza de países inteligentes - videoconferencia
Alianza de países inteligentes - videoconferencia

Austria abandona por completo el confinamiento a partir de este 1 de mayo. Se mantendrá la distancia social y será obligatorio llevar tapabocas en los comercios y transporte público, pero podrán reunirse hasta 10 personas, 30 en los entierros, y restaurantes y hoteles podrán reabrir a partir del 15 y del 29 de mayo respectivamente.

Con estas medidas, el gobierno de Sebastian Kurz da por vencido al coronavirus y pasa a una siguiente etapa, en la que quiere proyectar su país al exterior en una «alianza de países inteligentes». Con estas mismas palabras lo anunció en un mensaje a la nación en el que explicó que los países que han sabido gestionar la crisis sanitaria deben unirse ahora para estrechar lazos.

La primera reunión de esta «alianza de países inteligentes» ya ha tenido lugar por videoconferencia. Participaron los jefes de gobierno de Australia, Scott Morrison; Nueva Zelanda, Jacinda Ardern; Israel, Benjamin Netanyahu; Dinamarca, Mette Fredriksen; República Checa, Andrej Babis, y Grecia, Kyriakos Mitsotakis. Alemania también está incluida aunque su canciller, Angela Merkel, no haya formado parte de la reunión virtual.

Juntos han estado deliberando acerca de «cómo impulsar constantemente los países y cómo lograr que las economías vuelvan a arrancar al mismo tiempo que mantienen el virus bajo control», explicó el canciller austriaco.

El criterio con el que Kurz ha elegido a los «países inteligentes», para diferenciarlos de los que podríamos denominar, siguiendo su terminología, «no inteligentes», «no tiene nada que ver con su situación geográfica, que es muy diversa, sino con que son países pequeños e inteligentes que han reaccionado con eficiencia a la crisis del coronavirus y que pueden ahora elevar el perfil de sus economías».

Netanyahu, en el origen de la idea

Este grupo de colaboración, que se está formando completamente al margen de las autoridades europeas, establece de hecho dos niveles de velocidad en la gestión de la crisis, de manera que los países a los que Kurz no se ha avenido a invitar quedarían fuera de un estatus de cooperación que incluye el trabajo científico para luchar contra la enfermedad.

La cadena pública de televisión austriaca ORF informó acerca de la celebración de una reunión de personas a cargo de la investigación de las vacunas contra el virus y de la producción de medios de protección. «El objetivo es que los Estados responsables sean más autosuficientes, al mismo nivel que las superpotencias», define el texto de la información.

En sendas reuniones, Austria se ha interesado por las experiencias de los países convocados. Y en ambas videoconferencias se ha tratado la preocupación por la posibilidad de una segunda ola de infecciones, sobre la que todos los participantes estaban impacientes por intercambiar puntos de vista.

El canciller Kurz confiesa que la semilla de este proyecto fue una conversación a principios de marzo con el jefe de gobierno de Israel. «Me gustaría agradecer especialmente a Benjamin Netanyahu, quien me dijo en marzo: ‘Tienes que hacer más para evitar que se propague’. Esa fue una llamada de atención para mí. Luego tomamos medidas firmes en Viena y ahora tenemos menos de 100 nuevas infecciones por día», relató, deseando extender esa cooperación estrecha con países que han demostrado eficacia.

 

Vía ABC

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here