El fin de semana, la corte suprema de Israel decidiría si confirma el acuerdo de gobierno o si se va a una cuarta elección

Corte suprema de Israel- elecciones-
Corte suprema de Israel- elecciones-

El Tribunal Superior de Justicia escuchó el lunes los argumentos en contra de la legalidad del acuerdo de unidad del primer ministro Benjamin Netanyahu y el presidente de Kajol Labán, Benny Gantz, un día después de deliberar sobre si el actual primer ministro podría encabezar un gobierno mientras pesan sobre él acusaciones de delitos graves.

El fallo de la corte, que se espera para fines de esta semana, indicará si Israel saldrá de su prolongada parálisis política con Netanyahu y Gantz al frente de un gobierno de unidad, o si el país tendrá que atravesar su cuarta elección consecutiva en poco más de un año.
Netanyahu y sus aliados consideran hace tiempo al tribunal superior como un bastión liberal que sobrepasó sus límites para entrometerse en asuntos políticos, socavando la voluntad popular expresada en elecciones nacionales. Sus oponentes consideran a la corte como el último garante de la democracia israelí que se encuentra bajo el peligroso ataque de los populistas demagógicos.

Un panel inusualmente grande de 11 jueces, todos con máscaras faciales y separados por barreras de plástico, asistieron a la sesión contra la coalición emergente.
Tras un estancamiento de tres campañas electorales muy disputadas, Netanyahu y Gantz llegaron a un acuerdo el mes pasado según el cual prestarían juramento juntos en un gobierno de emergencia para combatir el coronoavirus y sus consecuencias económicas.
El acuerdo indica que Netanyahu servirá primero como primer ministro con un intercambio pautado tras 18 meses por Gantz. Netanyahu gozaría así de todos los beneficios correspondientes al puesto de primer ministro: residencia oficial e inmunidad contra una ley que exige que cualquier funcionario público -excepto el primer ministro- deban renunciar ante la acusación de un delito.
La corte deberá expedirse sobre este acuerdo en un contexto de cierta urgencia frente a la fecha límite que se cumple este jueves para formar gobierno o convocar nuevamente a elecciones.

Netanyahu enfrenta los cargos de fraude, abuso de confianza y aceptación de sobornos en una serie de escándalos en los que se lo acusa de ofrecer favores a los magnates de los medios a cambio de una cobertura favorable de la prensa. Su respuesta fue negar las acusaciones y afirmar que es víctima de una cacería de brujas orquestada por los medios.
Netanyahu intenta permanecer en el cargo mientras dure el juicio en su contra y utiliza su posición para arremeter contra el sistema judicial y obtener el apoyo de su base. El acuerdo de coalición también le da influencia sobre los nombramientos judiciales, creando un posible conflicto de intereses en un potencial proceso de apelación si es declarado culpable.
El fiscal general Avichai Mandelblit sostuvo que si bien las acusaciones contra Netanyahu “plantean problemas importantes”, no hay una base legal para prohibirle ocupar el puesto mientras enfrenta cargos criminales. Pero los grupos por una buena gobernanza apelaron contra esta idea, citando el precedente de obligar a ministros del gabinete o alcaldes a renunciar en caso de ser acusados.

Ynet en Español

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here