AMIA: «Mi Recuerdo». Por Jonathan Lemcovich

AMIA. Mi recuerdo. Por Jonathan Lemcovich
AMIA. Mi recuerdo. Por Jonathan Lemcovich

Recuerdo el momento en que vi en la TV que habían atacado a la AMIA. La sensación de impotencia y bronca me hizo tomar un colectivo y caminar directo a Pasteur 633.

Tenía 17 años y no evaluaba el riesgo, simplemente me dije, hay que colaborar…

Recuerdo sacar escombros por momentos y el pase de manos con agua mineral desde Corrientes hasta Tucumán en otros.

Leer más: Jonathan Lemcovich: «Volvimos a hacer de Hebraica un club para todos y no solo para los que pueden»

No puedo olvidar la urgencia constante por tener la ilusión de sacar a alguien con vida y el sentimiento de hacer, aunque sea algo mínimo…

Recuerdo a Omar, un bombero amigo que debido a estar de guardia, colaboró día y noche en la remoción de escombros y la búsqueda de sobrevivientes.

Recuerdo los silencios. Para tratar de escuchar un suspiro, una súplica. Un indicio, alguna señal de vida. Un silencio que duraba segundos, pero eran eternos.

Recuerdo el segundo derrumbe por la noche, casi en vivo. Cierta incapacidad, falta de profesionalismo … el país no estaba preparado.

Recuerdo la búsqueda de los libros. Semanas y semanas removiendo escombros por la entrada de Uriburu para rescatar libros de la biblioteca. Luego limpiando con plumero el polvo uno a uno para salvar el valioso tesoro cultural que estaba siendo destruido Y después durante un largo tiempo seguir ese trabajo en la costanera. Revisar escombros para no perder parte de nuestra historia.

Recuerdo sentir el apoyo de la sociedad en su conjunto. Nos hermanamos en la tragedia, en la imposibilidad de entender lo que pasaba.

El 18 de julio del año que sea, es un día de recuerdo por las víctimas, sus familiares… De recordar la impunidad. De escuchar que los muertos son de algunos o de todos. Duele y duele mucho.

Leer más: Tres sobrevivientes de AMIA contaron su historia en una actividad organizada por el Vaad Hakehilot

Como judíos nos sobrepusimos, atravesamos con amor propio, con orgullo, un acto de violencia de máxima. Recuerdo que ir a entrenar a Hebraica era un acto de valentía ya que se decía que podría haber un nuevo atentado, pero muchos continuamos con la rutina como un desafío a los terroristas. Seguimos, nos reinventamos… y lo haremos a cada paso.

A pesar de los pilotes de cemento que nos protegerían de los asesinos, de las agresiones, los antisemitas, las pintadas y las declaraciones en contra de los judíos que abrieron heridas.

Como argentinos sanaremos con justicia. Como judíos sanaremos cuando no haya impunidad.

Por eso hoy, recuerdo.
Recuerdo y memoria.
Para exigir justicia.

Justicia. Justicia Perseguirás.

Jonathan Lemcovich
Presidente de la Sociedad Hebraica Argentina

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here