Nicolás Galer: “El mejor lugar para trabajar en tecnología es Israel”

Nicolas Galer- uno de los 25 Olim, que completan los 155 que llegaron durante la pandemia a Israel
Nicolas Galer- uno de los 25 Olim, que completan los 155 que llegaron durante la pandemia a Israel

Este miércoles aterrizaron en Israel 25 Olim, que completan los 155 desde el inicio de la Pandemia por el coronavirus. Cada uno de ellos tiene una historia de vida. Vis a Vis hoy te brinda la de Nicolas Galer. Tiene 28 años, y viajó a Israel en medio de la crisis del Coronavirus en un vuelo especial. Había proyectado una Aliá conjunta con su novia, pero la pandemia los obligó a modificar los planes y tuvieron que viajar por separado con algunas semanas de diferencia. Aunque en este momento ambos ya están en Israel. Por gentileza de la Agencia Judía, transcribimos esta entrevista realizada apenas unos días antes de su partida para preguntarle los detalles de su decisión y las sensaciones previas al viaje.

  • Hola Nicolás, Contanos un poco sobre el contexto de tu próximo viaje y tu situación actual en argentina.

En principio, este proyecto de Aliá es compartido con mi novia. Pero por todo este tema de la pandemia, me surgió a mí la posibilidad de irme un poco antes para concluir un contrato de trabajo que tengo con la empresa Wix Israelí. Por este motivo vamos a hacer Aliá en momentos diferentes, pero siempre fue un proyecto de los dos. Acá en Argentina ahora me dedico a liderar el equipo comercial en la empresa de mi familia, que tenemos una fábrica de ropa para bebés.

Entré hace un año y medio a trabajar con ellos porque en Argentina la economía se estaba cayendo, y siempre en todas las crisis lo primero que se ve afectado es la industria textil. Me uní para poder ayudarlos un poco a desarrollar la parte digital. Antes siempre trabajé en empresas de tecnología haciendo diferentes cosas, ventas, por ejemplo. Y me dediqué en este año y medio a sentar las bases de todos los procesos y con todas las herramientas necesarias para que puedan ser independientes y vender de forma digital y ampliar su cadena de distribución.

Leer más: La Agencia Judía para Israel (la Sojnut) y la Aliá
  • ¿Vos sos programador?

No. Pero sí tengo cierta base. Soy ingeniero industrial. De la UBA. Trabajé en tecnología en diferentes partes, más relacionadas con datos, tipo Business Intelligence, Data Analyst, puestos similares a esos. Los últimos tres años, antes de entrar a mi empresa familiar, trabajé en empresas de tecnología. Trabajé un año y medio en una empresa que también era en parte israelí. Y viví un año en Israel en 2016. Después de hacer el programa Onward (N. de la R.: Onward es un programa impulsado por La Agencia Judía en conjunto con Hillel en Argentina) durante dos meses, me quedé un año. También hice dos programas de Masá ese año. De más chico había hecho Taglit, esa fue la primera vez que estuve en Israel.

  • Dijiste que en Israel te espera un contrato de trabajo con Wix, ¿Cómo fue que llegaste a eso?

La empresa en la que yo trabajaba en Israel cuando hice Onward y Masá, hacía una herramienta que servía para hacer aplicaciones y también websites. Entonces era algo que estaba relacionado con Wix. Éramos un competidor muy chiquitito. Uno de los fundadores de esa empresa, mi jefe en ese momento, es ahora director del área de Partnerships en Wix. Esta parte de la historia fue con muchísima casualidad: un fin de semana decidí con mi novia que nos íbamos a ir a Israel y que íbamos a hacer Aliá.

El lunes, me escribió mi exjefe y me preguntó si me interesaba tener un puesto en Wix. Yo no hablaba con él desde hacía seis meses, no es que tenía un contacto regular y parte de esa conversación derivó en que él me haga una oferta. Él ni siquiera sabía que yo me iba, y un día me contactó, justo al día siguiente al que habíamos decidido hacer Aliá. Me vino genial. Esto fue creo que en enero o diciembre. Tuve muchos idas y vueltas. Seguí un proceso normal de contratación de una empresa grande, que son muchas entrevistas. Me preguntaron cuándo iba a ir a Israel y les dije que en principio mi idea era ir en junio. Seguí así con todo el proceso. Fui pasando por varias entrevistas, hasta que me dieron el contrato.

Nicolas Galer- uno de los 25 Olim, que completan los 155 que llegaron durante la pandemia a Israel
Nicolas Galer- uno de los 25 Olim, que completan los 155 que llegaron durante la pandemia a Israel
  •  ¿Tenés claro cómo va a ser el proceso cuando llegues?

En principio tendré que pasar catorce días de cuarentena en un hotel. Yo quería tratar de dedicar esos días a ver si consigo un departamento en Tel Aviv y subalquilar algo aunque sea por el primer mes. En cuanto a mi vida social, tengo por suerte varios amigos en Israel. En Tel Aviv tengo algunos; mi mejor amigo vive en Jerusalem. Así que con eso estoy bastante tranquilo. Después esperaré que llegue mi novia. Y mi idea es dedicar unos meses el cien por ciento de mi tiempo a entender mi puesto nuevo y las herramientas que conlleva. Después de eso, la idea es dedicar aunque sea un veinte por ciento de mi tiempo a aprender hebreo.

Antes dijiste que cuando te llamaron de Wix, un par de días antes vos ya habías tomado la decisión de hacer Aliá con tu novia. Contanos un poco cuál es la semilla de la decisión, cómo fue el proceso, cómo llegaron a tomarla, si es algo que empezó hace mucho tiempo, si empezó cuando te fuiste a Onward o viene de antes.

En principio, es una decisión que la tomamos los dos juntos pero cada uno tiene sus motivos. Yo quería volver a trabajar en tecnología. Y el mejor lugar para trabajar en tecnología es Israel. Había estado en Tel Aviv y es una ciudad que me encanta. Me siento en Israel como si fuera mi casa. Y es algo que cuando llegás al aeropuerto lo sentís. Entonces desde esa perspectiva laboral y de sentirme parte, estaba completo.

Y también mi novia estaba en una situación similar. Ella sentía que había cumplido un ciclo en la parte profesional y quería un cambio. Es Licenciada en Relaciones Internacionales, y para su rubro también hay un montón de trabajo en Israel. La parte laboral, profesional, nos cerraba a los dos. Los dos teníamos ganas de cambiar e irnos. Así que bueno, elegimos Israel para continuar con nuestras vidas.

Nicolas Galer-
Nicolás Galer
  • ¿Siempre te visualizaste viviendo en Israel?

Tuve mi primer contacto profundo con Israel real en Onward. Si bien Taglit está buenísimo no es un viaje que te permita conocer demasiado, con todo respeto. Esto fue en el 2016, ya hace cuatro años. Llegué ahí y mi idea era quedarme dos meses pero cuando pasaron los dos meses dije: “Me tengo que quedar”.

Dejé mi carrera acá un año en suspenso, la UBA no te permite hacer nada a distancia. Y cuando pasaron los seis meses dije: “Me tengo que quedar seis meses más”. La llamé a mi mamá y le dije: “Me voy a quedar seis meses más”. Esos fueron mis primeros pasos en Israel. No te quedás en un lugar más tiempo porque sí. Había muchas razones y es un lugar que me encantó. Me motivaba mucho, sentía que tenía muchos estímulos constantemente, sociales, laborales, de todo tipo. Y muchos desafíos y eso es algo que me atrae mucho. Aunque sea en el campo laboral.

Soy muy curioso en general y me gusta todo el tiempo ver cosas nuevas, conocer gente nueva o comida nueva o trabajos nuevos y cosas en trabajos nuevos que puedo mejorar. Todo eso en Israel está superdesarrollado. Tel Aviv es una ciudad megacosmopolita y tenés gente de todo el mundo. Todos tienen además una historia para contar porque hay muchísimos inmigrantes.

Además, a cualquier lugar que vas en Israel te pasa algo similar. Entonces sentía una conexión especial con ese lugar. En ese momento, sentía que me quería quedar más pero me tenía que volver a terminar mi carrera, así que volví. Terminé mi carrera, me fui de viaje un tiempo y después entré a trabajar con mi familia

  • ¿Qué dejás acá?

No soy muy apegado a las cosas. Mi familia, que se queda acá. Mis amigos. Pero en todas mis relaciones ya tuve experiencia alejándome y sé que, si bien no es lo mismo, no se cortan. Y las amistades que son reales, aunque pasen diez años, te volvés a ver y parece como que no pasó el tiempo. Mi idea ahora es irme para poder cumplir con este contrato que tengo y, cuando termine la pandemia, me gustaría venir de nuevo y despedirme bien de la gente porque ahora no lo voy a poder hacer.

Con respecto al proceso de Aliá, ¿Cuándo empezaste, más allá del momento en que tomaron la decisión con tu novia? ¿Cuál fue el primer paso efectivo?

Te cuento cómo empezamos. Tengo muchos amigos que están haciendo Aliá, que hicieron Aliá, etc. Entonces ya tenía bastante información de lo que se necesitaba y de los tiempos y todo. Lo primero que hice fue hablar con ellos y que me cuenten exactamente lo que necesitaba hacer. Después llamamos al Global Center y nos abrieron una carpeta. Nos pidieron que pongamos ahí cierta documentación.

Subimos toda esa información, después contactamos a La Agencia Judía a través de Nadia (N. de la R.: Nadia es parte del equipo local de La Agencia Judía) y organizamos una reunión con Merav (N. de la R.: Merav es Shlijá de La Agencia Judía), donde nos contó, con lujo de detalles, sobre todo mi lado porque necesitaba un montón de información sobre tiempos, más que nada sobre tiempo de la Aliá porque tenía que coordinar con la empresa, que en ese momento todavía no estaba contratado.

También nos explicó temas generales en cuanto a la Aliá y todos los beneficios que tiene, que son un montón. Después de esa entrevista, faltaba subir un documento que por culpa de la cuarentena no lo podía conseguir, y que al final lo conseguí de forma digital y funcionó. Era el apostillado de la partida de nacimiento. Un detalle. Y después de eso nos tocó esperar. Después de un tiempo surgió la posibilidad de que me hagan mi visa en tiempo récord y salteando todos los problemas que trae la pandemia. Y en un par de días, increíblemente con un montón de esfuerzo y ayuda de La Agencia Judía, lo pudimos hacer.

Gentileza: Agencia Judía

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here