Gabriela Krichesky, directora de Arlene Fern: «La Red Escolar Judía se ha fortalecido en este año tan particular»

Gabriela Krichesky- Directora General- Arlene Fern- educadores-comunidad-judía
Gabriela Krichesky- Directora General- Arlene Fern- educadores-comunidad-judía

Los educadores de los colegios de la comunidad judía son parte fundamental de este nuevo proceso. En un año que quedará en el recuerdo de todos debido a la pandemia del coronavirus, hubo que adaptarse de una o de otra manera.

Trabajar desde casa, desinfectarse las manos, usar barbijo y mantener distancia son algunos ejemplos de los que muchos denominan «la nueva normalidad».

Entre los que más tuvieron que elaborar nuevos procesos de aprendizaje y enseñanza son los docentes. Luego de un año «distinto», se está desarrollando la vuelta a clases en forma presencial.

Vis á Vis dialogó con la Licenciada Gabriela Krichesky, Directora General de la Escuela Comunitaria Arlene Fern, quien se refirió al regreso a las aulas: «Proponemos un regreso escalonado y por etapas como indican los protocolos». Además, aseguró «que el sistema combina presencialidad con virtualidad» y que «las familias pudieron ver de cerca cómo trabajamos» en lo virtual.

A su vez, también habló sobre el nivel de morosidad de las familias debido a la inusual situación que se vivió este año. «Mantuvimos reuniones con más de 170 familias que solicitaron colaboración y pudimos acompañarlas. No sólo desde lo económico sino también desde lo espiritual y comunitario».

  • ¿Cómo se desarrolló a nivel educativo este año inédito?

Fue un año con mucho despliegue creatividad institucional e ingenio didáctico. Reinventamos nuestras prácticas y aprendimos a construir un vínculo afectivo, indispensable en toda buena enseñanza, a la distancia. El equipo docente y de conducción trabajó incansablemente para sostener un proyecto que pudiera combinar calidad con calidez en entornos virtuales. Generamos propuestas sincrónicas y asincrónicas, en función de los objetivos planteados y los contenidos a construir, pero también espacios y propuestas para contener y acompañar a las familias en este año tan particular.

  •  ¿Cómo se está llevando a cabo la vuelta a clases?

Estamos proponiendo, tal como sugieren los protocolos, un regreso escalonado y por etapas, de modo que tanto docentes como alumnos cuenten con un tiempo prudencial y muy necesario para adaptarse a este nuevo modo de “habitar la escuela”. En el marco de un sistema híbrido que combina virtualidad con presencialidad, estamos favoreciendo en este último escenario actividades enfocadas en aspectos sociales y vinculares, así como también en contenidos y proyectos que se vuelven más enriquecedores al abordarlos presencialmente.

  • ¿Cuál es el panorama para los próximos meses?

Creemos que este sistema híbrido se va a mantener y que incluso se profundizará, con un esquema más claro de qué se realizará presencialmente y qué quedara para abordar en la virtualidad. Esperamos las próximas semanas convocar al resto de los grupos que todavía no tuvieron encuentros presenciales para que puedan cerrar este año reencontrándose con sus compañeros y docentes en la escuela que tanto extrañan.

  • ¿De qué manera aplican las burbujas en Arlene Fern?

Cada grupo se divide en distintas cápsulas o burbujas de aprendizaje, y esa división atiende a criterios sociales, vinculares y también pedagógicos. Cada burbuja cuenta con uno o dos docentes referentes, para llevar a cabo la propuesta.

 Arlene Fern- ciberacción
Gabriela Krichesky – Arlene Fern – Directora General ciberacción
  • ¿Cómo fue la respuesta de los alumnos y los docentes?

Fue muy buena, todos están muy ansiosos por volver a estar en la escuela que tanto añoran.

  • ¿Hasta cuándo habrá clases? ¿Qué tiempo pararán y cuándo regresarán?

Por el momento no hay información oficial sobre cambios en el calendario escolar, con lo cual se supone que dictaremos clase hasta el viernes 18 de diciembre, y retomaremos en febrero, quizás unos días antes de lo habitual.

  • ¿Qué balance hacen del trabajo de Arlene Fern a nivel virtual?

Estamos sumamente conformes con el proceso encarado y los resultados obtenidos, tanto desde la perspectiva de los alumnos, como de los docentes y las familias. Hemos generado instancias de evaluación y feedback con cada uno de estos actores y todos reportan que se han superado todas las expectativas. Por primera vez, las familias han podido “ver de cerca” cómo trabajamos y cómo abordamos la enseñanza. Ha sido una oportunidad excelente para seguir fortaleciendo esta comunidad educativa que para nosotros es en realidad una comunidad de vida.

  • ¿Qué respuesta tuvieron de las familias?

Las familias nos acompañaron mucho, desde el primer día. Al ser una escuela comunitaria, en la que las familias y los profesionales están mutuamente implicados para construir conjuntamente el proyecto educativo, todo resultó más fácil. Nos apoyaron, nos acompañaron, y nosotros a ellos. Construimos así un marco de contención y ayuda para sostenernos entre todos en este difícil contexto.

  • ¿Aumentó el nivel de morosidad este año? ¿Cuál es la idea para no perder a las familias que no podrán pagar la cuota?

Nuestro espíritu es siempre ayudar a todas y a cada una de las familias que lo necesiten, atendiendo a un criterio de equidad. Mantuvimos encuentros individualizados y personales con más de 170 familias que requirieron algún tipo de colaboración. En esas reuniones participamos distintos miembros de la comunidad educativa, de modo que pudiéramos acompañar a las familias no solo desde lo económico sino también en un sentido espiritual y comunitario.

  • ¿Cómo ves la educación en las escuelas judías? ¿Notás avances, hay mayores exigencias?

Creo que la Red se ha fortalecido mucho en este año tan particular, hemos generado con los directores y directoras espacios de trabajo compartido, comisiones y grupos Ad Hoc para atender a distintas problemáticas y hemos aprendido mucho tanto individualmente como de manera colectiva a afrontar contextos inciertos y de cambio permanente, también de la mano de algunos especialistas.

  •  ¿Te adaptaste a la nueva normalidad? ¿Creés que vino para quedarse?

Creo que esta nueva normalidad arroja algunas lecciones valiosas en términos pedagógicos, sanitarios y comunitarios, que seguramente permearán nuestras vivencias en la llamada “pospandemia”. Mientras tanto, tendremos que seguir conviviendo con el virus, pero ya con herramientas adquiridas y experiencias de trabajo piloteadas para afrontar lo que el futuro nos demanda con coraje, corazón y mucha creatividad.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here