El Estado Islámico se adjudicó el atentado de Viena

El grupo yihadista Estado Islámico fue el que finalmente se adjudicó los atentados ocurridos el lunes por la noche en la capital de Austria, Viena
El grupo yihadista Estado Islámico fue el que finalmente se adjudicó los atentados ocurridos el lunes por la noche en la capital de Austria, Viena

El grupo yihadista Estado Islámico fue el que finalmente se adjudicó los atentados ocurridos el lunes por la noche en la capital de Austria, Viena. Debido a esos ataques fallecieron al menos cuatro personas, entre las que se cuenta uno de los atacantes.

Kujtim Fejzulai, de 20 años, autor de los tiroteos con Kalashnikov que sembraron el pánico en Viena el lunes por la noche, era originario de Macedonia del Norte. Así lo anunciaron el martes las autoridades austriacas.
El “ataque terrorista”, según palabras del canciller Sebastian Kurz, tuvo lugar en pleno centro de la capital austríaca. Cerca de una gran sinagoga y de la Ópera.
El comunicado del Estado Islámico publicado en sus canales de Telegram imputa a un “soldado del califato” los tiroteos. En un texto separado, acompañado de una foto del agresor armado, la agencia de propaganda Amaq menciona “un ataque con armas de fuego realizado ayer (lunes) por un combatiente del Estado Islámico en la ciudad de Viena”.
También se publicó un breve video en el cual el atacante, solo frente a la cámara, se graba jurando lealtad al jefe oficial de la organización yihadista, Abu Ibrahim al Hachemi al Qurachi.
Leer más: Canciller de Austria no descarta posible móvil antisemita en atentado de Viena
El atacante fue abatido por la policía de Austria, que ha realizado 18 redadas durante las cuales detuvo a 14 personas tras el mortal ataque.
Según el ministro del Interior de Austria, Karl Nehammer, Kujtim Fejzulai poseía la doble nacionalidad austríaca y macedonia y había sido encarcelado en 2019 en Austria, pero salió de prisión antes de cumplir toda su pena. El año pasado fue condenado a 22 meses de cárcel por haber intentado viajar a Siria para unirse al grupo Estado Islámico (EI).
Sin embargo, el joven yihadista, de 20 años, logró “engañar” el programa de desradicalización y a aquellos agentes que realizaban su seguimiento.
Después de un rápido ascenso y la proclamación en 2014 de un “califato” en una zona entre Irak y Siria, los yihadistas del EI sufrieron una serie de reveses, en ofensivas lanzadas en esos dos países.
Tras volver a la clandestinidad, el grupo sigue reivindicando ataques mortales, en Siria e Irak, pero también en Afganistán o en África Occidental.
Tres días de luto nacional
El martes, una gran parte del centro de Viena seguía acordonado. En los lugares del crimen, agentes de la policía científica recuperaban pruebas.
Austria decretó tres días de luto nacional tras lo que el canciller, Sebastian Kurz, calificó de “repugnante ataque terrorista”.
El jefe del gobierno, el presidente Van der Bellen, y otros altos responsables participaron en una ceremonia de homenaje a las víctimas.
Los habitantes de Viena, aún aturdidos, olvidaban incluso el reconfinamiento que entró en vigor este martes para frenar la pandemia de coronavirus.
El rabino de la comunidad judía de Viena, Schlomo Hofmeister, dijo estar «preocupado» por si el ataque estaba vinculado a la sinagoga cercana a donde ocurrió el tiroteo.
“Ninguna prueba lo confirma pero no podemos descartarlo”, expresó a la AFP. “El edificio estaba cerrado en este momento del día y el barrio es el barrio animado de la ciudad”, añadió.
Hofmeister pudo contemplar el atentado desde la ventana de su apartamento: “El hombre se dirigió corriendo hacia los clientes de los bares con el arma, disparó decenas, quizás cientos de tiros”, recordó. “Hacía buen tiempo y era la víspera del confinamiento, seguramente aprovechó la situación para provocar un baño de sangre”, agregó.
Cuatro víctimas
Entre las cuatro víctimas, hay un hombre y una mujer ancianos, un joven transeúnte y una camarera, precisó el canciller Kurz. Además, hay unas 15 personas hospitalizadas, siete de ellas en estado grave, según la asociación de hospitales de Viena.
Policías y soldados fueron desplegados para proteger edificios importantes de la capital, y los niños no fueron a la escuela el martes.
«No nos dejaremos jamás intimidar por el terrorismo y combatiremos estos ataques por todos los medios», afirmó Sebastian Kurz en Twitter.
Los ataques de Viena ocurren en momentos de gran tensión en Europa, como en Francia, donde tres personas fueron asesinadas el jueves pasado en un ataque con cuchillo en una basílica en Niza por un joven tunecino que acababa de llegar a Europa.
Unos días antes, un profesor, Samuel Paty, fue decapitado en las afueras de París, tras haber mostrado caricaturas de Mahoma durante una clase sobre la libertad de expresión.
El Reino Unido elevó este martes de “sustancial” a “grave” el nivel de alerta ante una amenaza terrorista, precisó el servicio de inteligencia británico MI5.
Austria se había mantenido al margen, hasta ahora, de los atentados islamistas que han azotado a Europa en los últimos años.
Ynet en español

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here