El temor a la entrega en el amor: perspectiva judía. Por Alberto Ruskolekier

El temor a la entrega en el amor-perspectiva judía
El temor a la entrega en el amor-perspectiva judía

El amor es una de las fuerzas más poderosas que experimentamos los seres humanos. En consecuencia, no somos invulnerables a este sentimiento que afecta significativamente a nuestras vidas.

Pero precisamente por el poder que ejerce sobre nosotros, es que muchas veces le tenemos porque el amor expone un punto muy sensible de las personas que es la vulnerabilidad.

El amor es verdadero al permitirnos bajar nuestras corazas y defensas, nos expone a la vulnerabilidad. Y es ahí donde el miedo aparece muchas veces y nos conduce con errores en nuestras relaciones.

En definitiva, es un enigma a pesar que tratemos de explicarlo, pero no por ello deja de ser esa fuerza formidable que debemos aprender a cultivar si es que queremos vivir una vida plena de sentido.

Porque se hace difícil alcanzarlo?, y cuando lo alcanzamos por qué se hace difícil ejercerlo?
Así como el cuerpo necesita comida y bebida para alimentarse, el alma necesita del amor para ser nutrida. El amor es el lenguaje que sostiene nuestra alma y nos comunica también con el creador.

En definitiva, es la expresión más pura del alma de los seres humanos. En el tema del amor, los seres humanos tenemos que aprender conceptos fundamentales cómo ser «aceptación», «dar» y «recibir».

El amor tiene además que tener una dirección adecuada, porque no puede ser una fuerza desenfrenada, que al no ser direccionada adecuadamente nos puede llevar a situaciones y lugares no deseados.

El amor nunca es indiferente a los seres humanos, de ahí precisamente la importancia de tratar de educarnos para poder recibir el amor saludable, nutritivo que nos lleve a alturas mayores a que podríamos alcanzar por nosotros mismos.

Amar a otra persona, no significa invadirlo o abrumarlo con lo que nosotros pensamos sino apreciar la individualidad del otro. En definitiva, como dice el Rebe de Lubavitch: «Es el fundamento sobre el cual se levanta todo nuestro mundo, nuestras actitudes e interacciones».

Bienvenidos a este viaje que propongo, para salir de este encuentro más enriquecidos que cuándo lo hemos iniciado.

Leer más: Las tres caras del amor, el cantar de los cantares y los signos astrológicos. Por Alberto Ruskolekier

Alberto Ruskolekier: Periodista- Escritor

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here