Gantz apoyará disolución de la Knéset, dejando a Israel al borde de comicios

Gantz apoyará disolución de la Knéset, dejando a Israel al borde de comicios
Gantz apoyará disolución de la Knéset, dejando a Israel al borde de comicios

Benny Gantz, ministro de Defensa y principal socio del gobierno de Benjamín Netanyahu, anunció el martes que apoyará disolución de la Knéset, dejando a Israel al borde de los comicios.

Su partido, Azul y Blanco, votará a favor de la moción de la oposición para disolver el Parlamento. De aprobarse, finalmente, provocaría nuevas elecciones en el país.

El voto de Azul y Blanco a favor de la disolución no es definitivo. Aunque la moción se apruebe en lectura preliminar, puede aún llegar a un acuerdo con Netanyahu. Eso evitaría que se apruebe en las primera, segunda y tercera lecturas que necesita para hacerse efectiva.

«Netanyahu ha decidido hacer caer este gobierno y llevar al Estado de Israel a elecciones», dijo Gantz en una conferencia de prensa. Allí anunció su decisión de apoyar el voto del miércoles. A su vez, acusó al actual mandatario de engañar al electorado y priorizar sus intereses personales sobre el bienestar de la sociedad informó Aurora.

Sin embargo, antes de finalizar su discurso advirtió que «estas elecciones pueden ser evitadas». Eso sucederá en el caso de que el actual primer ministro apruebe el presupuesto bianual previsto en el acuerdo de coalición entre ambos. Eso incluye que  Gantz asuma el cargo de primer ministro en noviembre de 2021.

Netanyahu, por su parte, emitió un comunicado minutos antes del anuncio de Gantz. El Primer Ministro mencionó que «este no es el momento para unas elecciones sino para unidad». Además, denunció que Azul y Blanco trabaja en contra del Gobierno desde dentro de la coalición.

La decisión de Gantz de apoyar la moción de mañana tiene lugar en el marco de una disputa con Netanyahu en torno a la aprobación del presupuesto. Esto casi hace caer al Ejecutivo en agosto. Sobre esto se deberá tomar una decisión antes de la medianoche del 23 de diciembre para evitar la disolución inmediata de la Knéset (Parlamento).

De agosto a esta parte, sin embargo, ambos líderes no han hecho más que distanciarse. El posible colapso anticipado del Gobierno se presenta como una nueva y tal vez última ficha de negociación de Gantz.

La negativa de Netanyahu de acatar los términos del pacto y aprobar un presupuesto bianual, que argumenta responde a cuestiones económicas, se debe, según muchos analistas, a que es la única forma en la que podría eventualmente disolver el Parlamento antes de tener que ceder el cargo a Gantz.

De avanzar la moción en las votaciones posteriores, que podrían extenderse por semanas, ambos líderes se jugarán su futuro político. Será en unos comicios a los que, según las encuestas, ninguno de los dos llegaría bien parado. De hecho, favorecerían principalmente al nacionalista religioso Naftali Bennett.

En casi todas las negociaciones entre Gantz y Netanyahu en el último año y medio, las decisiones importantes se han tomado en el último momento. Todas han sido tras largas jornadas de especulación marcadas por fuertes declaraciones y acusaciones cruzadas.

De mantenerse esta tendencia, el apoyo de Azul y Blanco a la votación de la ley para disolver la Knéset entraría una vez más en esta dinámica de tira y afloja. Esto viene siendo habitual en la previa a los momentos claves, como se prevé sea la decisión del próximo 23 de diciembre.

Leer más: Una tenista israelí fue invitada por primera vez a un torneo en Dubai

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here