Protestas contra Netanyahu ante el retraso de su juicio por corrupción

"¡Cobarde, afronta el juicio!", es una de las frases que se escuchó hoy y se viene repitiendo en cada una de las protestas contra Netanyahu.

Las protestas contra Netanyahu continúan de forma semanal en Israel. Hoy, los manifestantes, acudieron con antorchas frente a la residencia del jefe de Gobierno en Jerusalén. Allí, intervino la policía que además acordonó la Corte de Distrito de la capital israelí, lugar en el que hoy debía estar Netanyahu.

«¡Cobarde, afronta el juicio!», es una de las frases que se escuchó hoy y se viene repitiendo en cada una de las protestas contra Netanyahu. Hoy era el día en que el primer ministro debía presentarse en la Corte acusado de corrupción en una audiencia (vista) que se aplazó nuevamente por el actual confinamiento.

Por su parte, la audiencia quedó aplazada este mes por segunda vez «de forma indefinida». Los motivos son las actuales restricciones del coronavirus y, para evitar aglomeraciones, ya que esperaban para hoy una gran concentración de gente, incluyendo periodistas y manifestantes, argumentaron los jueces.

Hasta ahora, Netanyahu solo asistió a la apertura del juicio, el pasado mes de mayo, para escuchar formalmente los cargos que se le imputan; cohecho, fraude y abuso de confianza en tres casos separados de corrupción.

La sesión prevista para diciembre, de la fase probatoria, quedó aplazada a este 13 de enero, y el cierre forzó a una nueva demora por lo que se retrasa la fase de testigos en la que el primer ministro está obligado a acudir a la Corte tres veces por semana.

También, miles de manifestantes se siguen congregando cada sábado desde hace meses para sumarse a las protestas contra Netanyahu. Lo hacen frente a la residencia oficial del Primer Ministro y en puentes e intersecciones de todo el país para pedir su dimisión.

A su vez, Netanyahu es el primer jefe de Gobierno en la historia de Israel que es procesado estando en activo. Por el delito de cohecho, puede ser condenado hasta con diez años de prisión. Los de fraude y abuso de confianza están penados con hasta tres años de cárcel.

El Primer Ministro, que niega todos los cargos, ha acusado a medios de comunicación, fiscales e inspectores policiales de orquestar un complot para derrocarlo.

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here