La triste historia del judoca iraní que disputará el Grand Slam de Tel Aviv

El judoca iraní Saied Mollaei arribó el domingo al Aeropuerto Internacional Ben Gurión para participar en el Grand Slam de Tel Aviv, que comienza el jueves próximo.
El judoca iraní Saied Mollaei arribó el domingo al Aeropuerto Internacional Ben Gurión para participar en el Grand Slam de Tel Aviv, que comienza el jueves próximo.

El judoca iraní Saied Mollaei arribó el domingo al Aeropuerto Internacional Ben Gurión para participar en el Grand Slam de Tel Aviv, que comienza el jueves próximo.

Mollaei, que representará en la competencia a Mongolia, fue recibido en el aeropuerto por el presidente de la Asociación de Judo de Israel, Moshé Fonte.

“Estoy muy contento de arribar a la competición. Gracias a todos ustedes por todo y por la recepción. Les deseo todo lo mejor para los israelíes”, expresó el deportista iraní en el aeropuerto, que se encuentra prácticamente sin actividad debido a la pandemia.

A su vez, Mollaei, al igual que el resto de los judocas extranjeros, debe pasar un corto período de aislamiento en un “hotel de coronavirus”. Luego, debe dar resultar negativo en dos pruebas de diagnóstico de COVID-19 antes de entrar en el torneo.

El iraní pelea en la categoría de menos de 81 kilogramos. Cuenta con dos medallas mundiales; una de oro y otra de bronce.

Por su parte, el COI (Comité Olímpico Internacional) aceptó el año pasado el cambio del estatus de refugiado de Mollaei a la nacionalidad en favor de Mongolia.

En 2018, Mollaei se exilió en Alemania. Tomo esa decisión tras desafiar las órdenes del régimen teocrático de Teherán. Le pidieron que pierda intencionalmente durante la defensa de su título. Los islamistas que controlan Irán, ordenaron a Mollaei que perdiera intencionalmente para evitar tener que enfrentarse a Sagi Muki, un judoca israelí de alto nivel.

Beitar Jerusalén canceló su venta a un empresario emiratí

El excampeón mundial iraní fue presionado por el viceministro de Deporte de Irán, Davar Zani, para que pierda, dijo la Federación Internacional de Judo.

Según los reportes, el presidente del Comité Olímpico Iraní, Reza Salehi Amri, le aseguró a Mollaei minutos antes de la semifinal que los servicios de seguridad estaban en la casa de sus padres en Teherán.

Mollaei, que estaba por enfrentar a Muki en la final de 2019, le dijo a la Federación Internacional de Judo que cedió ante la presión y perdió intencionalmente frente al belga Matthias Casse en las semifinales para evitar enfrentar al israelí, quien terminó ganando la medalla de oro.

Ahora, Muki y Mollaei que se han convertido en grandes amigos, podrían enfrentarse en el Grand Slam de Tel Aviv.

“Este es un gran mensaje para el mundo”, expresó Muki a Kan. “Esto es algo que puede incluso acercar Irán a Israel. Muestra simplemente cómo los deportes pueden unir a la gente y romper las fronteras”.

En el vuelo de Mollaei arribaron otras 150 personas. Principalmente judocas y entrenadores de todo el mundo para el torneo en Tel Aviv, indicó el Canal 12.

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here