Itai Zelentcher, joven israelí argentino de 15 años con síndrome autista, correrá la Maratón de Tel Aviv

itai-zelentcher-el-joven-israeli-argentino-de-15-anos-con-sindrome-autista-que-correra-la-maraton-de-tel-aviv
itai-zelentcher-el-joven-israeli-argentino-de-15-anos-con-sindrome-autista-que-correra-la-maraton-de-tel-aviv

Itai Zelentcher es un joven de 15 años nacido en Israel pero su mamá es argentina, por lo que tiene la doble nacionalidad. Tiene el síndrome del espectro autista y correrá 10km en la Maratón Samsung Tel Aviv 2021.

Junto a su entrenadora, Alma Zilberman, conformaron una dupla que se fortalece por la admiración mutua. Los convocan de la radio y la televisión para que cuenten como superaron todos los obstáculos y aprendieron a disfrutar.

La Maratón Samsung Tel Aviv 2021 se convirtió en una tradición en el campo de los deportes israelíes. Este año se celebrará por 13° vez y, al igual que los maratones líderes en el mundo, se realizará por primera vez en un formato innovador y digital, de acuerdo con las directrices del Ministerio de Sanidad. En su centro está el lema “Corremos todos juntos y cada uno por separado” que invita a todos los corredores, amateurs y profesionales, a correr lo mejor que puedan y unirse este próximo viernes a miles de atletas de todo el país, cada uno en una pista diseñada para él.

Itai y Alma son parte de la organización “Fuerte, lo puede todo” (Eytan col yahol), una organización social que empodera a personas con necesidades especiales a través del entrenamiento físico profesional. Itai es un chico que está en el espectro autista y lleva un año entrenándose con la asociación.

Poco antes del maratón, Itai y Alma cuentan, cada uno por separado. sobre los preparativos.

Itai Zelentcher: «Al principio, hasta hace un año, no pensé que podría hacer cosas así, pensar en dónde estoy hoy es de locura. Tengo muchos campos de interés como deportes, música y, por supuesto, conocer amigos. Siempre me han gustado los deportes, pero nunca pensé que llegaría a ese nivel.

El temor de fracasar es lo que me impidió participar en concursos y juegos en la escuela. Pero todo cambió cuando conocí a Alma. Desde el principio sentí que era una buena entrenadora.

Pronto me di cuenta de que ella era mucho más que una entrenadora. Me enseñó a combinar el disfrutar en los deportes, así como los valores para la vida, del tipo que toda persona debería tener: respetarnos el uno al otro, comprender y contener la diferencia que existe en cada uno de nosotros, y lo importante que es fortalecer mi confianza en mí mismo.

Aprendí del entrenamiento con Alma que cada nuevo desafío es una adición al desafío anterior que ya hice, que cada kilómetro que sumamos para la carrera Samsung Tel Aviv es en total de otro kilómetro que sumamos a la distancia anterior que realizamos (recuerdo que me dijo: «¿Cuánto son 10 km? Es un total de seis km y cuatro más»).

Tener una entrenadora como Alma es un regalo. Uno de los mayores desafíos que estoy experimentando ahora es combinar el entrenamiento y el deporte en mi vida diaria, independientemente de mi entrenamiento del viernes una vez a la semana con ella.

Lo que me facilita este desafío es el hecho de que ya he superado otros desafíos en el pasado, y lo veo como un paso que me llevará al próximo desafío por venir. El mensaje que me encantaría transmitir es que, como en el deporte, la vida está llena de desafíos, nos guste o no. El pensamiento que nos puede hacer avanzar es el entendimiento de que cada desafío es una pequeña adición al desafío ya realizado».

Alma: «Estoy muy emocionada de escuchar las cosas que dice Itai, de cómo el encuentro entre nosotros y el mundo del deporte fortaleció su confianza en sí mismo y su autoeficacia.

Es muy divertido enfrentarse a desafíos pues sin que te des cuenta te sientes cada vez más fuerte, abordas las cosas con mucha más confianza.

Así es como llegué al deporte y eso es lo que es importante para mí, dar a los aprendices en su encuentro conmigo.

Descubrí que el deporte me fortalece, que estoy aprendiendo a invertir en el proceso (con múltiples altibajos), que estoy rompiendo mis propios límites y por supuesto: dis-fru-tar. Cuando empezamos a entrenarnos para la carrera le dije: “Itai, nos apuntamos a la asignación de 10 km, pero para mí, ese no es el punto. Ante todo hay perseverancia, voluntad y trabajo duro.

Quise enfatizarle que la carrera es definitivamente nuestro hito que podamos mirar hacia atrás. Ver el hermoso trayecto que hemos hecho. El proceso de las carreras es lo que importa. Correr 10 km es un título hermoso, pero no se logra en un día. Correr 10 km testifica el proceso que atravesaste, y eso es lo que importa.

Finalmente, también yo quisiera  transmitir un mensaje: “Encuentra el deporte o cualquier tipo de movimiento que te dé placer, no llegues a ello por necesidad. ¿Encuentras lo que te gusta? La música, el sudor, el esfuerzo, ¿quizás la sensación de invencibilidad? (¡Cuando corro 10 km me siento omnipotente!). Una vez que encuentren lo que es bueno para ti, disponte a pasar por el proceso. Algunos de los momentos serán increíbles y divertidos y habrá otros que lo serán menos. ¡Recuerda que tenemos todo el tiempo del mundo para mejorar y fortalecernos!».

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here