Israel y Emiratos, medio año de relaciones más comerciales que diplomáticas

Israel y Emiratos, medio año de relaciones más comerciales que diplomáticas
Israel y Emiratos, medio año de relaciones más comerciales que diplomáticas

Fueron los líderes políticos quienes hace hoy seis meses firmaron el acuerdo de normalización entre Israel y Emiratos Árabes Unidos (EAU), pero ha sido el sector empresarial de ambos países el que ha cogido las riendas de un vínculo que por ahora se mide más por millones de dólares que por logros diplomáticos.

El volumen de las exportaciones de productos y servicios israelíes hacia su nuevo socio en el golfo Pérsico ha superado los 500 millones de dólares. Esto es desde la firma de los denominados Acuerdos de Abraham informó Aurora. 

Esta cifra, reveló Adiv Baruch, presidente del Instituto Israelí para la Exportación, era el objetivo que se habían trazado para el primer año. Ahora confían superarán los 1.000 millones de dólares en ventas.

Leer más: Violento ataque antisemita en el barrio de Once en Buenos Aires

«La economía ha sido el motor de la diplomacia», opinó Baruch, que describió los lazos bilaterales como una «diplomacia económica y apolítica». Al mercado emiratí lo definió como un «oasis en el desierto» para los israelíes.

Esta incipiente alianza tiene un marcado trasfondo político, sobre todo en base a la enemistad de ambos hacia Irán. No obstante, aún no ha arrojado resultados diplomáticos tangibles más allá de la designación de embajadores.

En el plano financiero, sin embargo, las cifras son abrumadoras. Según el Gobierno de Dubai, el comercio con Israel en los primeros cinco meses desde los acuerdos superó las 6.000 toneladas, incluyendo un saldo de casi 200 millones de dólares en exportaciones.

Algunos de los principales sectores de este comercio bilateral han sido la tecnología alimentaria, equipamiento médico avanzado, ciberseguridad, frutas y verduras, diamantes y tecnología financiera.

Esta incipiente relación excede, sin embargo, la mera compra y venta de productos y servicios y se ha caracterizado también por un incesante flujo de acuerdos de cooperación, memorandos de entendimiento, incontables vuelos directos diarios con decenas de miles de turistas y, sobre todo, planes de inversión.

El pasado jueves el Gobierno emiratí anunció la creación de un fondo público-privado para invertir 10.000 millones de dólares en «sectores estratégicos» en Israel, algo que las autoridades en Abu Dabi describieron como «una manifestación del nuevo espíritu de amistad y cooperación».

En paralelo con el comercio bilateral y los multimillonarios fondos de inversión ha florecido, además, un sinfín de compañías intermediarias con presencia en ambos países y cuyo objetivo es facilitar y promover acuerdos entre empresas.

Una de estas compañías es el UAE-Israel Business Council (Consejo de Negocios Emiratos-Israel), fundado por Fleur Hassan Nahoum, vicealcaldesa de Jerusalén, y Thani al Shirawi, director ejecutivo de uno de los conglomerados empresariales más importantes del golfo Pérsico.

El director de teatro de APTRA hace Aliá: «Estoy seguro de que empieza la mejor etapa de mi vida»

Más allá del frenesí inicial y el ímpetu de un sector empresarial ávido de resultados veloces y cuantificables, ambos consideraron que la mira debe estar puesta en los frutos que los Acuerdos de Abraham, por los que Israel estableció también relaciones con Baréin, pueden generar en el mediano y largo plazo.

«Los israelíes son muy transaccionales, llegan a Emiratos y piensan que en una semana tendrán algo firmado, y no funciona así». Eso dijo Hassan Nahoum, que cree que estos nuevos lazos vienen siendo «extremadamente exitosos». Sin embargo, reconoció que existe «una brecha de expectativas» entre ambas partes.

Esto, expresó Al Shirawi, puede deberse en parte a ciertas «reservas» de algunos en EAU respecto al comercio con Israel, que tiene un componente también político que puede afectar a los intercambios.

«Tomará tiempo», apuntó. Explicó que incluso su propia compañía ha utilizado estos meses para realizar un primer acercamiento y explorar el nuevo mercado. Dijo que ahora comenzará la «fase de ejecución».

Uno de los primeros productos israelíes en pisar suelo emiratí fueron los aguacates (paltas) importados por la empresa Narinport General Trading.

«Al fin y al cabo son solo negocios», señaló su dueña, Daria Izmerli. Admitió que para ella lo importante no es el origen del producto sino el precio, la calidad y las posibilidades de comercializarlo.

Desde el lado israelí, sin embargo, la perspectiva es diferente.

«Siento que el vínculo con nuestros clientes emiratíes va más allá de una relación meramente comercial». Eso mencionó Javier Gojman, CEO de la empresa Davik, cuyo contenedor de cintas adhesivas fue el primero en llegar a Dubai. Esto fue después de la firma del acuerdo por el que EAU se convirtió en el tercer país árabe y el primero del golfo Pérsico en reconocer a Israel como Estado.

2 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here