Mauro Viale Z»L, la persona que cambió el destino de mi vida. Por Gustavo Szpigiel

mauro-viale-la-persona-que-cambio-el-destino-de-mi-vida-por-gustavo-szpigiel
mauro-viale-la-persona-que-cambio-el-destino-de-mi-vida-por-gustavo-szpigiel

Hay noticias que uno necesita mucho tiempo para procesarlas, por lo dolorosas e inesperadas: la muerte de Mauro Viale Z»L me causa un dolor muy grande. Me duele por él; por Jonathan y por Ivana, sus hijos; por su mujer, Leonor, por sus cuatro nietos; y por la inmensa cantidad de personas a las que Mauro les dio la oportunidad de cambiar el destino de sus vidas. Por la inmensa bondad de darle un lugar en su plantel. Uno de ellos soy yo.

Hace 25 años yo trabajaba como director de fútbol en la Sociedad Hebraica Argentina y uno de los niños que dirigía era Jonathan Goldfarb, un enrulado pelirrojo de apenas 10 años que atajaba en la séptima división. Su papá se ponía detrás del arco y le daba indicaciones de cuándo debía salir o quedarse y realizaba los gestos de arquero cuando venía una jugada peligrosa. Tuvo un gesto que me pareció fantástico. Un día jugábamos la final de séptima división contra Macabi y coincidía con el viaje de egresados de primaria de Jony. Estaba en Bariloche y era el único arquero. Mauro me dijo «no te hagas problemas, va a estar».

Se tomó un avión, lo fue a buscar y llegó a la mañana de ese domingo para que Jony juegue. Ese era Mauro. Así funcionaba.

Tengo más anécdotas. El día que la Sexta División jugó una final de torneo y se trajo a las cámaras de América para que lo graben. El resumen de ese título ganado lo vieron 2 millones de personas al otro día en sus 25 puntos de rating de ese momento.

Estuve en el Bar Mitzva de Jony el mismo día que Brasil y Francia jugaban la final del mundial en 1998. Por supuesto la vimos ahí.

Charlábamos mucho de fútbol. Él estaba en pleno apogeo con sus programas que medían números incalculables de rating. Un día me dijo: «Gustavo, vos tenés que venir a trabajar conmigo. Tenes pasta de periodista».

En ese momento estrenaba un programa en Radio Splendid, un programa deportivo en América (se llamaba “Foul”) y conducía el legendario Polémica en el Fútbol en canal 7. Me llevó a los tres como columnista deportivo.

Nuestra última foto juntos- Mauro Viale-Gustavo Szpigiel
Nuestra última foto juntos- Mauro Viale-Gustavo Szpigiel

Me largó a la cancha y me cambió la vida. Todos los programas que Mauro conducía, yo era su columnista. Me dio las herramientas. Era un adelantado a las redes sociales. Un día, en el año 2000, preparando mi columna para un programa en Radio Colonia, agarró todos los suplementos deportivos que tenía arriba de la mesa y me los sacó. «Gustavo, el diario de hoy es viejo. Yo quiero las noticias de ahora, no las de ayer». Como si supiera que 10 años después iba a aparecer la red social twitter. Él quería eso. Las noticias del momento.

Un día lo llamaron para hacer la campaña de River y volver a relatar. Yo estaba de vacaciones con mi familia. Me llamó: «Venite ya, quiero que seas el coordinador del equipo y mi comentarista». Y lo hicimos. Hasta se dio el lujo de cargarme al aire cuando River le ganó a Chacarita y yo tuve que comentar el gol de Saviola contra mi equipo.

Era un maestro. En todos los sentidos. Vino a cenar a mi casa y yo estuve en la de él. Me alentó cuando inicié mi camino y siempre se jactaba de eso. «Pensar que lo tuve que convencer y hoy es el dueño de Vis á Vis, es un empresario de los medios”, dijo la última vez que estuve en su programa. En febrero de este año tuvimos el último contacto cuando nació Rafi, su cuarto nieto y segundo de Jony, y le escribí para felicitarlo.

Mauro Viale cambió el rumbo de mi vida. Hace 25 años tuve la suerte de cruzármelo y hoy lo tengo que despedir. Es mucha la tristeza. Muy grande. Tan grande como el Gracias Mauro por todo. Nunca te voy a olvidar.

Gustavo Szpigiel
Director de Vis á Vis

5 COMENTARIOS

  1. Hermosa semblanza de Mauro y de tu vinculación con él. Una cosa era la imagen y el personaje que Mauro mostraba en los medios y otra era la relación que reflejan todas las personas que se vincularon con él, que lo recuerdan con sumo respeto en todos los aspectos. Abrazo Gustavo de un bohemio de Villa Crespo. Chuche.

  2. The crux of your writing whilst sounding reasonable in the beginning, did not work properly with me personally after some time. Someplace throughout the sentences you actually managed to make me a believer but only for a short while. I nevertheless have a problem with your jumps in assumptions and you would do nicely to fill in all those breaks. When you can accomplish that, I could undoubtedly be amazed.

  3. Hi , I do believe this is an excellent blog. I stumbled upon it on Yahoo , i will come back once again. Money and freedom is the best way to change, may you be rich and help other people.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here