Un grupo terrorista que ataca a un Estado democrático. Por Gabriel Slavinsky

Israel-Hamás-contraste-delegación-médicos-hospital-Hadassah-Gabriel-Slavinsky
Israel-Hamás-contraste-delegación-médicos-hospital-Hadassah-Gabriel-Slavinsky

El contraste es demasiado claro y aparece a cada instante, en el mismo momento en que la delegación del hospital de Hadassah articula el modo de transferir tecnología contra el COVID-19 para la Argentina, Israel es atacado por el grupo terrorista Hamas con cohetes lanzados desde la Franja de Gaza.

Unos luchan por la vida y otros por la muerte. Las cosas hay que decirlas como son. Sin vueltas.

Y lamentablemente una vez más es necesario hacerse las mismas preguntas, las que interpelan a las víctimas:

¿Algún país del planeta recibiría más de 3000 cohetes sin defenderse con firmeza? ¿Reaccionarían con fuerza para reducir al agresor? ¿Intentarían prevenir nuevos ataques a su población?

Leer más: La OEA declara a Hamás como «organización terrorista»

Adicionalmente parece tan ridículo y alejado de la realidad el intento de muchos dirigentes que buscan socavar la reputación del Estado de Israel comparándolo con la Nazismo o como si asistiésemos a la llamada teoría de los “dos demonios”. Parece el cuento de nunca acabar.

No los considero antisemitas por antisionistas, aunque cuidado, muchos lo son, pero otros son opinólogos que no comprenden, algunos también responden a intereses partidarios… allá ellos.

Israel fue atacado por los países vecinos, un día después de la declaración de su independencia, pasaron 73 años y hoy es un Estado pionero a nivel mundial, un lugar diverso, democrático y de paz. Un lugar de escasa superficie que debe estar alerta noche y día para defenderse de las agresiones de grupos terroristas… los mismos que atacaron la AMIA en 1994.

Son grupo terroristas que piden y luchan por la extinción, la desaparición y la muerte para Israel.

Las cosas mejor decirlas como son, el contraste es significativo: un Estado que causa orgullo en todo el planeta por su innovación que es atacado por un grupo terrorista con miles de misiles.

¿Aún quedan dudas?

Pido sensatez para los dirigentes del mundo que deben marcar la agenda de los próximos días, meses, años y décadas.

Termino con un anhelo y tres palabras que, aunque parezcan diferentes son lo mismo: Shalom, Salam y Paz

Gabriel Slavinsky-Psicólogo, consultor y analista político.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here